VUELTA AL TRIUNFO

VUELTA AL TRIUNFO
Salí del baile e hice tiempo hasta arrancar para la cancha. Los ojos no me daban más, la cabeza menos y el tren colmado de vendedores ambulantes. Lo único que repetía en mi cabeza era “que gane Vélez porque sino me mato”, sigo vivo. Vélez volvió a ganar, si bien en varios minutos del segundo tiempo sufrió (y sufrimos), en casi la totalidad del partido dominó el juego y mostró un buen fútbol.
Muy buen partido del Fortín en el primer tiempo, en todas sus líneas.
Vélez combinó el juego por las bandas como por el centro de manera casi perfecta, y además ayer demostró algo que claramente se viene utilizando y practicando hace mucho: la presión al rival. El que más la usó fue Jhonathan Ramis, si el 9. El 9 que muchos cuestionaron y siguen cuestionando, pero que se fue aplaudido por todo el José Amalfitani. Cuando consulté por él a hinchas de Belgrano me dijeron: “No es goleador pero tiene un sacrificio terrible”. Y fue
así, ya que si bien todavía no pudo meter ni un solo gol en las 5 fechas que van de la Superliga, el uruguayo no para un segundo. Mete, corre, mete, presiona, corre, toca, se las ingenia, prueba. Ya le va a llegar. Yo al menos valoro muchísimo su esfuerzo, al igual que el de sus compañeros de ataque: Agustín Bouzat y el Monito Vargas.
El primero, tuvo un partido aceptable y el Monito volvió a repuntar tras varios partidos que estuvo un poco apagado. Gran partido del jugador de la Selección Argentina quien necesitaba de esto para seguir sumando confianza.
Párrafo aparte para el mediocampo. Seguramente, el mejor refuerzo en varios años: Gastón Giménez. “El Mago”, como yo mismo lo apodé, hace todo bien, y a nosotros nos alegra. ¿Qué más se puede agregar? No mucho más.

Tiene la clase de un 10 y la marca de un 5, y según Heinze puede dar mucho más… imagínate lo que sería ¿no?, ¡una máquina!. Junto a Nico Dominguez vienen haciendo las cosas bien y se entienden de gran manera, ambos proponen alternar en ataque/defensa y defensa/ataque a sus tiempos, sin apurarse para no hacer cosas de más o erroneas.

Lucas Robertone también jugó un partidazo. Hace mucho que el entrerriano no jugaba así, los últimos partidos había estado muy flojo, y más de uno (incluyendome) pidió banco, pero Heinze sabe y lo sigue utilizando, y no falló. Un gol, y casi dos de tiro libre (uno en el palo). Este es el nivel que todos queremos de él, porque sabemos la clase de jugador qué es.

Mención especial para la dupla central, la cual después de tantos años nos deja seguros. Joaquín Laso y Luis Abram vienen siendo una muralla, y ante el Santo Tucumano no fue la excepción. Ambos se comprometen mucho con la situación y se ve reflejado en cada pelota que van a disputar, sin miedo alguno y con ganas de que toda la gente los ovacione, y sí.

Aplausos para ambos, también para los laterales que tuvieron un buen partido, especialmente, Braian Cufré quien después de mucho tiempo volvió a jugar y si bien tuvo algunos errores, dió un pase al medio de primera, exquisito, para ponerle la asistencia a Robertone.

Buen encuentro del guardián del Fortín, Alex Domínguez, quien no tuvo muchas preocupaciones pero que en más de una oportunidad reaccionó de manera óptima.

No mucho para opinar de los suplentes que ingresaron (Salinas, Barreal y Galdames), no tuvieron chances como para destacar algo más que una corrida.

Se viene Talleres en Córdoba y es más que importante ganar. Va a ser un partido clave para ver si Vélez puede seguir luchando en este arranque del torneo por los primeros puestos. Si juega así, seguro que todo es más fácil.
¡Vamos Vélez!
Ramiro Boz
@ramiroboz