VOLVIERON Y CUMPLIERON

La victoria de Vélez en Rosario no sólo dejó la buena noticia de sumar tres puntos y quedar a dos de los punteros del torneo, sino también que los retornos a la titularidad de Alexander Domínguez y Luis Abram fueron positivos.

Domínguez no atajaba como titular en el torneo local desde el encuentro ante San Lorenzo en noviembre del 2018. En estos 11 meses, participó en el partido de Copa Argentina ante Real Pilar y en los encuentros de su selección hasta la Copa América incluida. La inactividad más el flojo nivel mostrado en esos pocos partidos generaban incertidumbre pero el ecuatoriano rindió aceptablemente. La última jugada del partido, en la que un grosero error suyo en un centro casi cuesta la victoria, dejó una mala sensación pero en el análisis de los 90 minutos el arquero finaliza con un aprobado. Respondió bien en un remate bajo de Gil en el primer tiempo y cortó correctamente los centros que cayeron en su área en el complemento cuando Central dominó al Fortín. Incluso arriesgando en la jugada en la que Gamba pidió un inexistente penal y también se mostró seguro y más que correcto en el juego con los pies.

Abram llegaba con un poco más de rodaje, pero habiendo perdido su lugar a manos de Gastón Giménez en su flamante posición de central. El peruano no jugaba en Vélez desde el triunfo ante River, pero sí tenía ritmo gracias a su participación en la selección de su país de la mano de Gareca. Abram también tuvo un buen partido, controlando de buena manera a Riaño que jugó siempre de espaldas al arco y el defensor fortinero se ocupó de no cometer faltas innecesarias, sabiendo que la pelota parada era una de las principales armas que tenía Central. Como pide Heinze, Abram fue salida prolija y cuando le dieron espacio se animó a cruzar la mitad de la cancha con la pelota al pie para romper la línea del mediocampo rival. En el final debió soportar los ataques de Rivas, un centro delantero diseñado para pelearse con los defensores y apenas una vez logró el objetivo de pivotear correctamente un pelotazo frontal.

Vélez sufrió la semana previa al duelo con Central por las bajas de Hoyos y Gago. Los dos estaban mostrando un gran nivel y fueron claves para la remontada del Fortín después de un flojo arranque. Tanto Domínguez como Abram estuvieron a la altura y fueron importantes para que el equipo de Heinze siga peleando cerca de la cima de la Superliga. Mérito del entrenador en mantenerlos activos y motivados a pesar de que no están teniendo mucha participación pero principalmente un merecido premio para los jugadores que demuestran que están para jugar y quieren ser parte de un equipo que se asienta y quiere dar pelea.

Alejandro Germino

@alegermino