VĖLEZ DOS CARAS PARTE II

Era el día, el momento, el partido, el rival -si se quiere- para pegar ese zarpazo. Ese zarpazo que te permita ilusionarte y acomodarte tranquilamente en el lote de arriba. Pero no, otra vez esa bipolaridad que no te deja despegar y te genera esas dudas de para que estas. 

Un muy buen primer tiempo con esa intensidad característica de estos 21 meses de trabajo que obliga al rival a cometer errores, sumado a esa presión que a la vez lo asfixia. Porque lo de Vélez en el PT fue de lo mejor del campeonato -similar al partido de Racing- generando juego, creando situaciones , jugando en campo rival gran parte del juego. Pero no, fallo. Fallo la puntería en una tarde para el olvido de Maxi Romero, que hizo mucho acordar a quien escribe a aquella eliminación de Copa Argentina en 2017 ante Atl.Tucuman. Al Tigre le cuesta, parece bloquearse una vez que no le entra la primera o segunda situación de gol, fueron muchas las que desperdició en la tarde de ayer, clarísimas. Vuelvo a repetir, gran primer tiempo de Vélez

Claro, un partido de fútbol dura 90 minutos. Dividido en dos tiempos de 45’. Y Vélez se cae en el ST. Esa intensidad y gran nivel de juego parecen desaparecer en la segunda parte y se ve un equipo impreciso, agotado y tomando malas situaciones en momentos o lugares inadecuados y los rivales crecen y/o aprovechan esas imprecisiones/errores que genera el Fortín en las segundas mitades -caso testigo el partido con Racing- y no solo parece ser el equipo, sino también el entrenador. Ustedes me dirán que es fácil hablar con el diario del lunes, claro, pero también “El Mister” fallo con los cambios. Sacando a Agustín Bouzat -mejor partido del semestre- y metiendo a Thiago Almada a jugar por las bandas y provocando el error del gol del equipo de Soso. 

Vélez dejó pasar una hermosa chance de colarse entre los equipos de arriba, no supo aprovechar el envión anímico del triunfo en el monumental sumado a la oportunidad de sumar en estos dos partidos de local. ¿Mereció perder? No lo creo. Pero por merecimientos no logras nada. 

En fin, estará en el equipo y su entrenador volver a dar una nueva muestra de carácter el próximo finde semana ante la gente y un partido especial y no volver a homenajear al famoso villano de Ciudad Gótica.

 

Gianluca Schinca

@SchincaGianluca