UNA DERROTA Y NADA MÁS

UNA DERROTA Y NADA MÁS 

Vélez cayó derrotado frente a River por 2 a 1 y culminó con el invicto de local que duró casi un año.

El invicto como local, llegó a su fin. Si bien el Fortín arrancó el encuentro entusiasmado y con un gran despliegue, tras el penal errado por Rodrigo Salinas, el equipo se cayó anímicamente y a partir de eso, River sacó provecho para demostrar todo su potencial.

 En caliente uno puede decir que fue el peor partido de Vélez en el torneo, desde lo táctico Heinze propuso un sistema que realmente sorprendió y no tenía mucho sentido. El DT paró una línea de tres defensores donde Giannetti y Laso, quienes son centrales debían hacer labores de laterales, mientras que Gastón Giménez -ya había hecho este trabajo- hizo lo suyo de líbero. A su vez, Braian Cufré jugó por detrás de Matías Vargas dejando mucho espacio en la zona del 3 y ni hablar de Pablo Galdames que siendo mediocampista jugó atrás de Agustín Bouzat. Todo esto, hizo que Vélez sea demasiado impreciso y desprolijo. River lo aprovechó y contrarrestó a su favor la mayor cualidad que tiene el Fortín: la posesión de la pelota.

Por otro lado, pensando un poco más en frío y viendo los datos estadísticos del partido, Vélez no hizo un “mal partido” y hasta quizás debió merecer el empate pero hubo muchos factores que no lo dejaron. El nefasto arbitraje de Herrera es uno de estos, donde cortó muchísimo el juego a favor de Vélez y donde todas las divididas cobró para los de Núñez. Ah y eso sí, no nos olvidemos que el rival de enfrente es el último campeón de la Copa Libertadores y que el guardián de su arco es nada más ni nada menos que Franco Armani, quien viene siendo hace muchos años el mejor arquero del continente y su gran nivel lo llevó al Mundial de Rusia 2018. También, la jerarquía que tiene Gallardo en su plantel, no es la misma de la que cuenta Gabriel Heinze.

¿A que voy con estas últimas referencias? Vélez cayó ante el mejor de América. No hay que darle mucha vuelta tampoco. No es una vergüenza ni una derrota que nos saca la ilusión, para nada. Solamente, caímos ante el mejor y punto.

 

Ramiro Boz

@ramiroboz