UNA DÉCADA BIPOLAR

Se termina el 2019 y también una década que mostró dos caras en Vélez: una primera parte con títulos y alegría, y una segunda parte con sufrimiento y peleando la permanencia.

El 2010 inició con el entusiasmo que aun generaba el título del 2009 y la ilusión de la Copa Libertadores en el año del Centenario. Más allá de ser el único año sin salir campeón en la etapa que tuvo a Gareca como entrenador, es reconocido como uno de los equipos que mejor fútbol jugó y que estuvo muy cerca de la gloria al final de ese año. Llegarían más campeonatos, la Superfinal en Mendoza y la Supercopa Argentina.

La partida de Gareca a fines del 2013 marcó el fin de la segunda etapa más gloriosa del Fortín. El Turu Flores arrancó de la mejor manera con la copa obtenida en San Luis, pero su año como entrenador transcurrió con un rendimiento regular y una rápida e inesperada eliminación de la Copa Libertadores que marcaría el 2014. Luego comenzaron las partidas de los referentes de aquellos años y el desempate inventado en enero 2015 que privó a Vélez de jugar la Copa Libertadores de ese año fue el punto de quiebre. Con un sólo torneo por jugar, de 30 equipos y apenas dos descensos, el Fortín se renovó por completo: se formó un plantel plagado de juveniles con algunos jugadores cerca del retiro. El equipo de Russo finalizó en la 27° posición y no llegó a sumar un punto por fecha (29/30).

El campeonato económico continuó y poco se invirtió en jugadores que pudieran marcar la diferencia. Pasaron Christian Bassedas y Omar De Felippe como entrenadores y un breve interinato de Marcelo Gómez. El primer semestre del 2018 ya estuvo bajo la conducción de Gabriel Heinze con la obligación de sumar puntos para evitar el descenso. Además del nuevo DT también se apostó a jugadores con proyección pero poco reconocidos, salvo algunas excepciones. El Fortín se aseguró la permanencia cuatro fechas antes del final del torneo y si bien se vio un cambio muy positivo en el rendimiento mucho tuvo que ver la flojísima campaña de Chacarita, Arsenal, Olimpo y Temperley.

La década termina con el club recomponiéndose de uno de sus peores momentos en la historia, al menos desde lo futbolístico. Vélez celebrará los 110 años volviendo a estar en el plano internacional y peleando el campeonato local. Se terminan diez años en los que las emociones del hincha han ido de un extremo al otro, diez años que deberán ser recordados para repetir lo bueno y evitar que vuelva a suceder todo lo malo.

Alejandro Germino

@alegermino