UN TEMA CENTRAL

UN TEMA CENTRAL

 

Por cuestiones físicas y de rendimiento, Heinze estrenó dupla central ante River. A pesar de la desconfianza previa, Cubero y Abram se complementaron bien y dieron una solidez defensiva que Vélez estaba necesitando.

Laso y Torsiglieri parecían haberse ganado sus lugares en la defensa, ya que fue la dupla que el técnico eligió en todos los encuentros. Incluso en el partido ante Patronato, Cubero se agregó a ellos para formar una línea de tres que no dejó conforme a nadie. En la previa al encuentro con River el ex Argentinos sufrió una sobre carga muscular y no pudo ser tenido en cuenta, mientras que Torsiglieri quedó relegado al banco de suplentes tras mostrar un flojo nivel en los últimos dos partidos.

Así se estrenó la dupla CuberoAbram, nada más y nada menos que ante Scocco y Pratto. Es cierto que la delantera millonaria no está teniendo un gran momento, pero tan sólo por nombres generan respeto y preocupación. Quizás la misma preocupación que generaban los defensores propios en Vélez. Sin embargo, con un rendimiento parejo y sólido el Fortín pasó pocos sobre saltos en defensa.

A Cubero como central derecho se lo ve más cómodo que como lateral. La velocidad nunca fue una virtud del capitán fortinero, como si lo puede ser la ubicación, el anticipo o ser tiempista al momento de intentar robar una pelota. Ante River tuvo algunos errores que son comunes en él, como faltas innecesarias en tres cuartos de cancha y perdió en algunos pelotazos frontales, pero pudo aguantar bien a Pratto y nunca dejó jugar a Scocco que hasta se mostró fastidioso cuando le impidió hacer rápido un lateral. La mancha fue una descoordinación con De la Fuente, que dejó a ambos descolocados y obligó a Cubero a cometer una fuerte infracción, pero tuvo también la lucidez para hacer la falta fuera del área y evitar el mano a mano de De la Cruz.

A su lado el peruano Abram jugó por primera vez como central en Vélez y también se lo vio mucho más cómodo en esa posición que como lateral. Sólido de arriba, soportando bien a cualquiera de los delanteros incluido Mora cuando ingresó y le dio más velocidad al ataque millonario. Cubrió bien las espaldas de Cufré y fue una opción de salida segura y bastante clara.
Pero más allá de los méritos de los centrales hay que destacar que la solidez defensiva comenzó en Mauro Zárate. Los delanteros estuvieron encima de los defensores rivales en cada salida, obligándolos al pelotazo y facilitando así la tarea defensiva. Y cuando River podía manejar la pelota, CáseresDomínguezRobertone impedían que los volantes llegaran cómodos a la zona de riesgo.
Vélez tuvo una defensa firme ante un rival de riesgo. Cuando falló, tuvo el guiño del destino en el tiro libre que dio en el travesaño. La dupla central cumplió y tuvo la compañía de todo un equipo que buscó recuperar la pelota desde el área rival.

 

 

Alejandro Germino

ale@somosvelez.com.ar

@alegermino