UN MONO, UN POTRO Y UN ENANO GIGANTE

UN MONO, UN POTRO Y UN ENANO GIGANTE
El sábado pasado dijimos que el empate en Córdoba servía si hoy Vélez le ganaba a Aldosivi, el punto sirvió entonces.
El primer tiempo no fue bueno pero el equipo de Heinze fue mucho más que el visitante. Hubo cuatro buenas en esta etapa: un mano a mano de Robertone, un remate fuerte de Díaz y dos en las que fue parte Salinas, un cabezazo que no termino de conectar bien y un desborde del Monito que Rodrigo tocó pero su marcador rechazó al córner.
En el segundo tiempo un hecho desafortunado como lo la lesión de Robertone permitió que ingresara Thiago Almada, el chiquilín fue la llave que tuvo El Fortín para abrir el partido, el pibe le dio vértigo y gambeta al ataque.
Y tanto fue Vélez al ataque que a los 23 minutos le quedó la pelota a Matías Vargas que salió de una gambeta y sacó el derechazo al segundo palo para comenzar a encarrilar el partido.
Una de las falencias del equipo es que le cuesta cerrar los partidos. Esta vez fue decidido a marcar el segundo, lo tuvo Bouzat y se le fue por arriba; lo tuvo Almada, y como la tercera es la vencida, un centro de Thiago encontró a Salinas que metió un cabezazo hermoso para marcar el segundo gol.
Es cierto que le costó cara la victoria porque dos titulares salieron lesionados pero Vélez necesitaba este triunfo para trepar en las dos tablas y mantener la moral alta.
Es justo reconocer el acierto de Heinze  se animó dejar el habitual cambio y ante la lesión de Lucas, mando al pibe a que jugara por el medio y que Bouzat se mantuviera sobre la izquierda.
Juan Pablo Muzzio
@jpmuzzio72