UNA CLASE DE FÚTBOL

En el Clausura 2005, Vélez derrotó por 3 a 1 a Independiente en el José Amalfitani en lo que fue una de las victorias ante todos los grandes

Con un clima espectacular y mucha gente, Vélez recibía a Independiente que venía de perder el Clásico de Avellaneda en el José Amalfitani por la Fecha 9 del Clausura 2005. Si bien el Fortín no había arrancado de la mejor manera, los triunfos ante San Lorenzo y Boca por las Fechas 5 y 7 respectivamente, sumado al último triunfo ante Gimnasia en el Bosque por 4 a 2 le habían sido una caricia anímica importante

El Fortín empezó mejor con un cabezazo de Mauricio Pellegrino que dió en el travesaño y a los 20 minutos, como si fuese un calco del equipo del Gringo Heinze, Vélez presionó fuerte la salida de Independiente y consiguió el gol en los pies de Leandro Gracián. Tras varias llegadas del Rojo con el Kun Agüero, el partido parecía que se iba a empezar a equilibrar de cara al entretiempo. Sin embargo, no fue así para nada y a los 42, luego de un tiro libre del “Tano” Gracián por abajo y hacia al medio a Marcelo Bravo que estaba solo, este puso un pase en profundidad al Roly Zárate para que defina. Segundos más tarde, a los 45, el Indio logró su gol tras un rebote en Pusineri que lo dejó mano a mano ante Navarro Montoya y la marca del defensor. En el descanso, la hinchada de Independiente empezó a generar un clima muy hostil con cánticos y banderas hacia los jugadores quienes fueron a buscar el partido pero únicamente pudieron marcar a los 68 gracias al Pocho Insúa.

La siguiente fecha, el Fortín venció a Racing en Avellaneda sumando su cuarta victoria ante los grandes en solamente 10 fechas, siendo contra River Plate en el Monumental por 1 a 0 la última llenando el cartón, previo al partido que coronó a Vélez como campeón del Clausura 2005 ante Estudiantes por 3 a 0.

Ramiro Boz

@ramiroboz