TRABAJAR EN PROFUNDIDAD

TRABAJAR EN PROFUNDIDAD

Vélez no mereció irse con las manos vacías. El conjunto de Heinze realizó una tarea correcta (más que nada en la segunda parte) en su visita a Avellaneda, pero la falta de suerte y de definición hicieron que el equipo no pueda llevarse ni siquiera un punto en un partido donde fue un dominador del balón pero le faltó lo que sí hizo Racing: aprovechar las oportunidades y lastimar en el arco.

Vélez demostró estar a la altura contra uno de los grandes equipos de la Superliga Argentina. Supo controlar el juego y contó con alguna que otra chance de igualar el marcador ante la adversidad de empezar perdiendo en apenas 3’ de iniciado el partido. Cosa que le costó bastante para entrar en partido, pero luego fue haciendo pie en el terreno del rival.

Si bien, personalmente estuve de acuerdo a la hora de que el técnico apueste a la velocidad en el cambio de Mainero por Ramis, con el correr de los minutos, los hechos demostraron que fue un gran desacierto de Heinze no poner a Salinas en el inicio del segundo tiempo, momento en el que el Fortín fue arrinconando a la Academia. Pero la falta de una referencia goleadora en el área, dio la pauta que iba a ser totalmente difícil definir. Sumando que casi no hubo nadie que patee el arco.

Se pagaron caros algunos errores que se deben mejorar para no volver a sufrir las desatenciones de ayer. Habrá que trabajar, no solo en la profundidad a la hora de definir y cambiar el partido, si no también defensivos. Racing pudo llevarse una ventaja aún mayor en los últimos minutos del primer tiempo y luego de convertir el segundo gol.

Este fue un golpe necesario para saber dónde estamos parados y que cosas hay que corregir. Hay equipo y una idea de juego para realizar un buen campeonato, pero de los errores hay que aprender. Se viene el Banfield de Julio Cesar Falcioni el próximo domingo en el Estadio José Amalfitani, será una linda oportunidad para enmendar las equivocaciones.

 

Axel Civetta
@axeelcavs