Etiqueta: Homenaje

VÉLEZ SARSFIELD DE MI VIDA 

VÉLEZ SARSFIELD DE MI VIDA 
El frio qué hacía ese día hermano, pero lo peor era esa lluvia qué caía helada. Ese martes, los hinchas de Vélez cancelamos las obligaciones y la caravana a La Plata partió temprano desde el Amalfitani
En la tribuna visitante de la cancha del Pincha no cabía un alma, las caras y los saludos cortos dejaban entrever el nerviosismo qué teniamos. Sorprendiendo a todos Vélez saliendo a la cancha vestido con la primera tricolor de la era moderna. Ese equipo tenia tanto huevo qué era capaz desafiar cualquier cábala. 
El partido pasaba y los nervios nos iban consumiendo de a poco hasta qué a los 30 minutos del segundo tiempo José Luis Chilavert estampó su nombre en la historia cuando de penal marcó su primer gol en Argentina. 
El delirio se había desatado, Vélez ganaba y en algún lugar de la Capital Federal San Lorenzo vencía a River y nos dejaba el título servido. Pero como bien dice el tango “Primero hay qué saber sufrir” y ahí París sacó un zapatazo que postergó el festejo. 
Ya con River fuera de competencia, el empate en La Plata le abría una chance mínima a Independiente que jugaba unas horas después. Todos los hinchas de Vélez nos pegamos a la radio para escuchar como Victor Hugo en lugar de decir que había terminado el partido en Avellaneda grito bien fuerte “Vélez Campeón” y fue como una señal de largada para el festejo Fortinero. El plantel celebraba en el Hotel Conquistador y nosotros comenzamos la peregrinación al Amalfitani
Ya en el templo los abrazos, las lágrimas y las promesas se multiplicaban, Liniers era una fiesta y lo que muchos aún no sabíamos era que comenzaba una era dorada para cada uno de nosotros. 
Juan Pablo Muzzio 
@jpmuzzio72 

INICIANDO UNA ERA

INICIANDO UNA ERA

Que fuimos campeones hace 25 años ya lo sabemos. Que el Chila se vistió de héroe en esa tarde lluviosa de La Plata lo sabemos. Que se tuvo que esperar con la oreja pegada a la radio ya lo sabemos. Que la base de ese equipo la armó Manera, eso también lo sabemos.

Por eso hoy quiero recordar ese Clausura 1993 por lo que es, el primer campeonato en que la dinastía Bianchi los miró a todos desde arriba.

Ese torneo Vélez se forjó como el equipo demoledor de rivales y logró que todo aquel que enfrente al “Vélez de Bianchi” tenga respeto.

Fue el puntapié inicial para que la mística ganadora se impregne en la sangre de los jugadores, pinte las paredes del Amalfitani y cale bien hondo en nuesyra esencia como fortineros.

Ese torneo fue el que nos llevó a hilvanar una conquista tras otra a lo largo de los años, ¿con baches en el medio? Si, pero siempre la rueda dio la vuelta y volvimos a ser.

Hoy la rueda nos encuentra nuevamente subiendo y no se vos pero yo me estoy creyendo cada vez más el slogan de campaña “Volvamos a ser” y siento que estamos cerca de un nuevo 1993, quizá no ganemos todo como en esa decada porque es cada vez mas difícil el fútbol sudamericano pero sin dudas que vamos a mirarlos a todos desde arriba con la V Azulada en el pecho bien inflada.

Maxi Eze Pardo

maxi@somosvelez.com.ar

@MaxVelez_

SE RETIRO EL LEÓN

SE RETIRO EL LEÓN 

Leandro Somoza puso fin a su carrera futbolística. Uno se pregunta qué hubiese pasado si no accionaba en contra del club inhibiéndolo porque la dirigencia, que en ese entonces manejaba la institución, se atrasó con los pagos.

El Flaco” tenía todo por delante para llegar a ser un ídolo del club y ser querido por la gente. ¿Se equivocó? Quien sabe cómo venía la mano en ese entonces y el porqué de su comportamiento. Fue tildado de traidor, insultado y muchos otros adjetivos en contra de un tipo que se crio en Vélez, debutó, fue campeón y volvió en uno de los peores momentos. Es cierto, su vuelta en el 2015 no fue la mejor y es la que menos quisiéramos recordar, su nivel fue bajísimo comparado al que tuvo en aquel Clausura 2005 siendo una pieza fundamental en el mediocampo de aquel campeón. Formó parte del plantel que ganó el Clausura 2009 pero su fractura le impidió jugar ese torneo, volvió para ganarse el puesto y también fue clave en 2010 en el campeonato que se perdió en la última fecha contra Estudiantes luego de lucharlo cabeza a cabeza. Además de pelear Copa Libertadores y Sudamericana en ambas etapas.

Era de esperarse que no sea el mismo que la luchaba de pendejo, los años pasan y el físico no es lo mismo. Pero cuando culminó su tercera etapa en el club declaró: “Volví de Lanús porque sentí la necesidad, ya que el equipo estaba en una situación adversa y complicada. Mi intención era que todo saliese bien y retirarme acá”.

Mi opinión personal… imposible odiarlo, es uno de aquellos “ídolos de pibe” que empezas a tener cuando tomas noción del futbol. Caso Fabricio Fuentes, Gastón Sessa, Rolando Zárate, entre otros. Fui uno de los que lo puteo cuando vino al Amalfitani y jugó para Boca, luego de que se cumplan meses de la inhibición. Lo mismo hice en el pase atrás contra Nueva Chicago que derivó en el gol del empate y posterior derrota, cuando Vélez empezaba a tocar fondo en un pésimo momento. Pero tampoco me olvido que jugando en todos los clubes en los que estuvo, en cada nota que le hicieron dijo que nada va a cambiar lo que siente por Vélez, recalcando que desde los 8 años arrancó en la institución y siente que es su casa.

León, desde estas humildes palabras te agradezco por todo. Si te equivocaste en su momento ya pasó. Algunos preferirán recordarte como un desagradecido y otros te reconoceremos como un referente que es hincha del club. Éxitos en esta nueva etapa y, ojalá, que te ganes un lugar en Vélez sea desde el espacio que sea.

Axel Civetta
Axel@somosvelez.com.ar
@axeelcavs

67 AÑOS DE AQUEL RUGIDO INICIAL

67 AÑOS DE AQUEL RUGIDO INICIAL
Esta es la historia de una leyenda, una de esas tradiciones orales que los fortineros recibimos como herencia. Esta es una historia que hoy 9 de mayo cumple 67 años.
En toda leyenda hay un héroe y hay villanos. El muchacho en cuestión contaba con 32 años, un buzo negro y un bigote frondoso. Se llamaba Miguel Rugilo y era arquero de Vélez Sarsfield
El 9 de mayo de 1951 se jugó un amistoso en el mítico Estadio de Wembley donde se enfrentaron las selecciones inglesa con la argentina y ese fue el día que  Rugilo eligió para meterse en la rica historia del fútbol argentino, ese fue el día que nació la Leyenda del León de Wembley.
Tan descomunal fue su actuación que quedó en la historia a pesar que fue derrota para la selección argentina. Esos noventa minutos se hicieron imborrables y  bastaron para que se convirtiera en un héroe popular.
Ese día la albiceleste formó: Rugilo; Juan Carlos Colman, Juan Manuel Filgueiras; Norberto Yácono, Ubaldo Faina y Natalio Pescia; Mario Boyé, Norberto Méndez, Rubén Bravo, Angel Labruna y Félix Loustau. Inglaterra también presentaba su mejor versión con la sola ausencia, por lesión, de un tal Stanley Matthews quien unos años después fue el primer ganador del Balón de Oro.
Las declaraciones del mismo arquero dan cuenta de su faena: “Apenas empezó el partido realicé una buena atajada. Eso me dio confianza, me agrandé. Ellos sacaron, avanzaron, nunca me olvido, le cortaron la pelota al insider derecho y el tipo me pateó como venía. Fue un tiro fuerte, arriba, en un ángulo. Por suerte pude descolgarla
La potencia de Inglaterra sumado el ahogo de los argentinos permitió que los europeos empataran y ya sobre el final consiguieran la ventaja. Pero la epopeya del arquero quedó registrada en el relato del famoso Luis Elías Sojit quien ante a cada ataque inglés gritaba  “Atajó Rugilo, una vez más Rugilo” y así fue que en su relato lo bautizo para siempre  “Otra vez Rugilo, otra vez Rugilo. Heroico el arquero. Argentina mantiene la diferencia y el caballero Rugilo es un león en Wembley”.
En la despedida, la ovación para Rugilo fue ensordecedora y dio inicio a esta leyenda que aún nos acompaña, a esta historia que muchos Fortineros aprendimos bien de pibes como si fuera un cuento introductorio en la liturgia velezana.
Juan Pablo Muzzio
@jpmuzzio72

NADA COMO TU CASA

NADA COMO TU CASA

Allá por los albores de la década del 40, Vélez se encontraba en una situación complicada, había descendido de categoría y a la vez había perdido su casa.

El Viejo Fortín había tenido la despedida en la victoria por 4 a 1 frente a Argentino de Quilmes el 16 de noviembre de 1941. Ya en la B y durante casi todo el año siguiente, Vélez jugo la mayoría de los encuentros en la vieja cancha de Chacarita.

Pero en Liniers estaba repleto de mujeres y hombres con coraje y convencimiento, es por eso que las obras no se detenían y ya se había rellenado el predio y realizado la mudanza de las antiguas tribunas. En el año 1943 , cuando estaba por comenzar la temporada, la cancha ya estaba casi terminada: se habían colocado 188.700 panes de césped, los cuatro vestuarios estaban y la cancha además contaba con sala de primeros auxilios, una oficina administrativa, el túnel con ambas escaleras realizadas en material para acceder al campo de juego y la infaltable confitería.

Llego el momento de la inauguración y con la fecha fijada para el 11 de abril de 1943 se invitó a River quien era campeón del año anterior. El encuentro finalizó empatado en 2 y ese día Vélez formó con Miguel Rugilo; Alfredo Costa y Blas Angrisano; Armando Ovide, Horacio Herrero, Luis Orué; Eduardo Heisecke, Simón Fredotovich, Juan José Ferraro, José Noguera y Angel Fernández. Al inefable “Conde” Ferraro le bastaron apenas tres minutos para agigantar su leyenda con el galardón de ser el autor del primer gol en la nueva cancha para el delirio de las más de 25.000 que asistieron esa tarde.

Esto es como fría crónica del estreno de una cancha, pero para cada uno de nosotros nuestro estadio es mucho más que eso, muchos de nosotros lo recorrimos de pibes tomados de la mano del viejo o de un abuelo quienes nos inculcaron esta pasión. Para todos nosotros el sueño más inmenso es caminarlo de la mano de nuestros hijos y de nuestros nietos. Porque Vélez es eso: una herencia familiar y acá nos encontramos en casa.

Se dice siempre que hay algún estadio que late, no lo sé pero si te puedo asegurar que el Amalfitani está vivo. Haceme caso, un día cualquiera, sentate solo en la popular, disfruta del silencio que de pronto, mágicamente, vas a comenzar a sentir un rumor que cada vez va a ser más fuerte, un grito de gol que te va a envolver y si justo ahí cerras los ojos vas a ver a Juan José Ferraro alzando sus brazos en ese gol inicial.

Juan Pablo Muzzio

juanpablo@somosvelez.com.ar

@jpmuzzio72