SIN GOLES ES IMPOSIBLE

Una vez más Vélez se va sin convertir, esta vez con el agravante que el rival sí convirtió y volvemos del sur con las manos vacías.

El equipo de Heinze continúa sin poder marcar y la racha se extiende a 4 partidos en los cuales obtuvo 3 sobre 12 posibles y solo se mantiene medianamente cerca de la punta por lo mediocre que es el torneo.

El Fortín volvió a mostrar las falencias conocidas y la falta de gol ya es preocupante, sobre todo porque el problema no es que no puede convertir sino que no genera situaciones claras de gol.

El plantel parece estar en una meseta de la que no sabe cómo salir y desde el banco salen las mismas respuestas de siempre. Un Almada que hoy por hoy no justifica la cláusula de salida que tiene, Bouzat que cada partido se lo ve más bajo, laterales que no terminan de marcar la diferencia y delanteros centrales que no convierten las pocas que tienen y no son capaces de generarse situaciones por ellos mismos.

El equipo se atiene un esquema y no hay opción a intentar algo diferente, no se ve una jugada preparada ni un remate desde afuera (el de hoy de Orellano fue un soplo de aire fresco) 

Es cierto que un torneo mediocre mañana puede volver a estar arriba pero la realidad indica que la propia impericia no le permite estar instalado en la cima del torneo.

De acá en más Vélez enfrentará a los peores equipos del torneo pero el problema es las falencias del equipo más que el rival.

Juan Pablo Muzzio

@jpmuzzio72