SIN DEFINICIÓN

Maximiliano Romero ha sido una pieza vital en el ataque de Vélez. Su rol, como el de todos los centrodelanteros que utiliza Heinze, es más relevante en la generación de situaciones que en la finalización de la jugada. Ante Defensa y Justicia fue la primera vez que contó con varios mano a mano, pero perdió en todos los duelos ante Unsain.

La falta de un goleador es algo que afecta a Vélez desde hace tiempo. El estilo de juego que elije Heinze no favorece al clásico 9, sino que necesita de un jugador que pueda pivotear y moverse por todo el frente de ataque para generar espacios para la llegada de volantes y defensores. En la temporada pasada fueron 14 los jugadores que llegaron al gol, dato que ocultaba la ausencia de un goleador definido. Maxi Romero volvió luego de un año con poca participación en Europa y se adaptó rápidamente al estilo de Vélez, ganándose la titularidad en pocos partidos. Al igual que el resto del equipo su rendimiento fue de menor a mayor, pudo convertir ante Racing, se destacó en el partido ante Newell’s como asistidor y organizador, realizó un gran sacrificio contra Estudiantes y River, y el domingo pasado ante Defensa y Justicia fue la primera vez que contó con varias chances claras de convertir.

Fueron cinco oportunidades las que tuvo Romero de cara a Unsain: un mano a mano que el arquero lo achicó rápido, un cabezazo que salió al centro y fue fácilmente controlado y una jugada que el delantero no puede dominar la pelota cuando quedaba sólo frente al arco. Ya en el segundo tiempo y estando abajo en el marcador Unsain saca un buen cabezazo tras un córner y a falta de 10 minutos, la más clara de todas, Romero no puede empujar al gol un centro de Domínguez luego que él mismo pivoteara el primer pase.

En el repaso general son parejos los errores del delantero con los méritos del arquero. La derrota y lo extraño que es ver al centro delantero de este Vélez con tantas oportunidades hacen que se sufra más. Gran error sería condenar a Romero por un mal partido. Es el momento para revalidar la tarea que el joven delantero realizó tanto contra Defensa y Justicia como en el Monumental, mientras se trabaja para darle la confianza en que ante Independiente podrá volver al gol y transformarse en el atacante que promete ser.

Alejandro Germino

@alegermino