SENSACIÓN DE INSEGURIDAD

SENSACIÓN DE INSEGURIDAD

Vélez es un equipo agresivo que no lastima. Tiene dominio territorial, posesión de pelota, buena circulación y creación de juego pero termina mal las jugadas o, peor aún, no las termina.

El duro golpe de este domingo en la Bombonera, reafirmó el mayor defecto que el equipo de Heinze demostró en el inicio de esta Superliga: no aprovechar la posesión ni el dominio que logra imponer sobre su rival. El partido ante Boca puso en evidencia con nitidez la falencia a la hora de definir las situaciones, porque si bien Vélez se aproximaba al arco rival no se generaron situaciones claras de riesgo y los remates de media distancia (método más elegido en este partido) fueron débiles o desviados.

De acuerdo a las estadísticas oficiales, Vélez tuvo 63% de posesión de pelota y remató 15 veces. El problema está en que sólo el 20% de esos remates (es decir, tres) fueron al arco. Y estos números fríos no demuestran que ninguno de esos tres remates fue realmente riesgoso. El agravante de esta situación es que ante un rival como Boca, no plasmar la superioridad en el resultado provoca que rápidamente uno deba ir en busca del empate.

¿Es la presencia de un 9 clásico la solución? Podría serlo, pero eso implicaría un cambio rotundo en el estilo de juego del equipo. ¿Es un problema sólo de nombres? No quedan dudas que cuando Vargas y Robertone están en un nivel bajo, el equipo lo sufre. También está a la vista que Bouzat aporta mucho más de lo táctico, que desde el rendimiento. Ramis acompaña en el circuito pero no es goleador mientras que Salinas, sin tener una continuidad importante, no mostró la capacidad de acoplarse al juego del equipo.

El interinato del Negro Gómez y la llegada de Heinze le dieron a Vélez algo que le faltó durante tres años, un estilo. El Fortín sabe cómo quiere llegar al arco rival y ahora elige tener la pelota, pero todavía carece de la capacidad para terminar la jugada. Las partidas sufridas en invierno no se pudieron reemplazar, quizás porque no hay jugadores con esas características. Es cierto que la paciencia es necesaria para ver los resultados, pero en el mientras tanto hace falta algo más para poder trabajar tranquilos.

Alejandro Germino
@alegermino