SE REPITE LA HISTORIA

Vélez volvió a cumplir su objetivo principal. Luego de un torneo en el que debía asegurar la permanencia en Primera División, logró volver a clasificarse a un torneo internacional. Más allá de los méritos propios, al igual que hace un año mucho tuvieron que ver los rivales para que el Fortín esté tan alto.

No es para desmerecer lo que lograron los jugadores y el cuerpo técnico encabezado por Heinze en este año y meses que llevan de trabajo. Asegurar la permanencia en la Superliga 2017/2018 fue difícil y comenzó con muchas dudas a partir de las derrotas con Chacarita y Patronato, más los empates posteriores. Si bien Vélez comenzó a sumar y ganó una serie de encuentros difíciles, mucho tuvo que ver el pobre rendimiento que tuvieron Arsenal, Olimpo, Temperley y el propio equipo de San Martín. A diferencia de otras ocasiones, los cuatro descendidos fueron los cuatro peores del torneo mientras que el Fortín quedó en mitad de tabla a tres puntos de la clasificación a la Copa Sudamericana.

A falta de una fecha para finalizar la actual Superliga, Vélez ya está clasificado para el segundo torneo internacional del continente. Sin dudas, para ubicarse entre los seis primeros se debe trabajar bien. El equipo de Heinze lo hizo, en especial en la primera parte del campeonato en el cierre del 2018. El 2019 encontró un Fortín irregular, con pasajes muy buenos y muy malos dentro de un mismo partido, con varios resultados adversos que le impidieron estar cerca de la Copa Libertadores. Para sostener esta sexta ubicación, Vélez contó nuevamente con la complicidad de rivales que tampoco mantuvieron la regularidad como le pasó a Independiente, Talleres, Aldosivi, Huracán entre otros.

Los buenos jugadores que tiene el Fortín están en un proceso de crecimiento y en ese proceso deben “aprender” a jugar los partidos trascendentales que tienen enfrente. La Copa de la Superliga y la futura Copa Sudamericana está compuesta exclusivamente por ese tipo de partidos, eso se deberá trabajar para que Vélez permanezca en este sitio al que volvió y del que nunca debería haberse ido.

Alejandro Germino

@alegermino