SE NECESITAN CAMBIOS

Pasaron las horas y la bronca va cediendo, lo que no cambia es lo que uno vio de Vélez. Cada uno puede entender el fútbol de la manera que quiera, se lo puede explicar con palabras difíciles o hablando al “vesre”, lo que no se puede ni debe es tapar el sol con las manos y uno se encuentra con más que parado en el púlpito de la soberbia pretende hacernos creer que este equipo es el Ajax.

A mi juicio este domingo Falcioni le dio una demostración práctica de táctica y estrategia, Banfield dejó que el equipo de Heinze manejara la pelota sin generar ningún tipo de peligro y con Dátolo manejando los hilos y Urzi ganándole permanentemente a Guidara expuso las falencias de este Vélez que no parece con carácter para rebelarse.

Pasadas 48 horas uno se permite ver las cosas con más calma y esta vez y a pesar de ese ejercicio sigo sin encontrar puntos que me permitan encontrar algo positivo. Tal vez lo único positivo fue el ingreso de Luca Orellano que en pocos minutos mostro su desfachatez y dejo en claro que se lo debe tener en cuenta como una opción más ante el bajo nivel de Bouzat.

Es fácil decir algo sin fundamentar, por eso es que aportó datos para reafirmar la idea. En estas 14 fechas el equipo jugó dos muy buenos partidos como contra Newell’s e Independiente, dos que fueron decididamente malos Lanus y Banfield y en el resto hubo mezcla de partidos que se merecían ganar y no se pudo con partidos en los que se obtuvieron más puntos de los merecidos. Pero, lo llamativamente preocupante es la falta de gol porque se marcaron 13 goles en 14 fechas y los mismos fueron convertidos en 8 partidos con lo cual en más del 40% del campeonato el equipo se fue sin convertir (6 de 14). Las cifras ya comienzan a ser inquietantes. Después, queda en cada uno ver la realidad que prefiera.

¿Esto significa que el ciclo está terminado? Para nada, pero esta racha sin goles y un campeonato irregular deber ser un llamado de atención tanto para el plantel, para el cuerpo técnico, para la dirigencia y para el hincha.

El Vélez de Heinze enamoró a propios y extraños. Sin embargo, hoy se encuentra en una meseta de la cual le está costando salir. Pareciera que los rivales descubrieron que cediéndole el protagonismo y cerrándose atrás a Vélez le cuesta hacer daño.

Sin cambios es difícil creer que puedan llegar resultados distintos a los obtenidos hasta hoy. Y a no confundirse siempre lo queremos ver así, saltando en un festejo.

 
Juan Pablo Muzzio
@jpmuzzio72