SE COPA CON CAUTELA

Vélez volvió al plano internacional, volvió al lugar del que nunca debió irse, a las noches de copa en su hermoso y siempre fiel estadio Amalfitani, pero también volvió a lo más importante y fundamental de este hermoso deporte, volvió al triunfo. 

Porque el equipo de Heinze salió de entrada a intentar cambiar la cara respecto de los dos primeros partidos del año (Gimnasia y Aldosivi) y siempre fue el protagonista, el que impuso y salió a buscar. Con un gran primer tiempo de Janson y apoyándose en la firmeza desde el fondo de Lautaro Gianetti, en la lucidez de Gastón Giménez y en las gambetas de Ricardo Centurión, Vélez logró coronar un correcto primer tiempo. 

Si bien al equipo del Gringo no le sobra, en el ST el equipo disminuyó el rendimiento y la intensidad, aunque en ningún momento pasó sobresaltos y con la expulsión del jugador ecuatoriano, le facilitó el resto del trayecto del partido. 

Párrafo aparte para el golazo de Ricardo Centurión. En una baldosa, Centu tiro la diagonal desde la derecha hacia dentro del área y en una serie de amagues y pisadas definió con un soberbio remate fuerte arriba del arco, dejando así sin respuestas al equipo ecuatoriano y abriendo el marcador en la noche copera del Amalfitani. Vélez encontró en el extremo a su jugador más desequilibrante y explosivo, ese jugador distinto capaz de cambiar un partido de un momento a otro con rebeldía, juego y calidad. 

Bien, al equipo no le sobró nada y deberá ir a la altura de Quito con cautela. Porque el Aucas demostró ser un equipo duro que se planta y juega con sus armas, al cual costó entrarle y la diferencia es mínima. 

Ahora habrá que dar una nueva muestra de carácter y volver a dar pelea y recuperar el terreno perdido en la Superliga, el domingo se viene una prueba de fuego, esos partidos que todos queremos jugar, y Vélez deberá plantarse y volver a ser Vélez.

 

Gianluca Schinca

@SchincaGianluca