SE ANIMÓ A TODO

SE ANIMÓ A TODO

Lamentablemente por una cuestión de edad, no pude vivir la gloriosa época dorada. En el 2005 era muy chico aunque algunas cosas recuerdo, y en el 2009 por una cuestión de no tener el decodificador, me paso lo mismo. Sin embargo, con la implementación del Fútbol Para Todos todo se hizo más fácil…

Tras el subcampeonato en 2010, Vélez iba a por todo en el año que entraba. Tras la partida de Somoza a Boca y del Churry Cristaldo al Metalist ucraniano, Raffaini dió el batacazo: incorporó a David Ramírez, jugador revelación del torneo anterior y a Guillermo Franco, un mundialista.

El 2011 arrancó muy distinto a lo que esperábamos. Por el torneo local, un empate sobre el final contra Independiente, una derrota de local ante All Boys y un empate con Argentinos Juniors, que dejó una perlita en la historia del fútbol argentino (ver al final) y por la Copa Libertadores, victoria frente al humilde Caracas, una derrota 3-4 de local ante Universidad Católica tras ir ganando 3-1 al término del primer tiempo y una derrota en Chile tras jugar con Unión Española. Yo fui de los que pedí la renuncia de Gareca. Creí que lo del Tigre había sido un ciclo cumplido, y del cual tenía que irse con un torneo y un subcampeonato. Menos mal que todo cambió.

En la Fecha 5 empezó todo cuando Vélez con gol del Tano Ortiz de cabeza, venció a Boca en el Amalfitani. Luego, a River en el Monumental con otro momento histórico del fútbol local, como lo fue el blooper que condenó al arquero Chichizola y luego en dos partes, por una suspensión, a San Lorenzo. Ahí creo que todos dijimos lo mismo: Vélez va a salir campeón. Faltaban 12 fechas, pero Vélez iba a salir campeón, y así lo fue.

Empezó a hacer historia: jugaba y ganaba, en donde sea. Salió la camiseta nueva, la cual a mi gusto (y también del de mi papá) es la más linda de toda la historia con un 4-0 a Estudiantes en el Estadio Único. Y una fecha después, la pelota no quería entrar pero finalmente apareció él: Fabián Cubero. El Fortín venció a Banfield y la cancha se llenó de bengalas. Vélez iba a salir campeón, no había dudas.

Aquel equipo, eliminado en semifinales contra Peñarol volvía al Amalfitani y lograba vencer a Godoy Cruz con un golazo del Burrito Martínez agónico (luego también marcaría con suspenso Ramirez). Vélez iba a salir campeón, no quedaba nada.

Finalmente, en Huracán y a puertas cerradas, logró la victoria. Por la noche Lanús perdió frente a Argentinos Juniors con un gol de Nicolás Blandi. Sin dudas, el gol que más grite en mi vida. Si, el de Blandi a Lanús. Perdón, fue así.

Marcelo Barovero, antes de su partida a River declaró: “Que me recuerden como el arquero de ese equipo que se animó a todo”.

A mi esta frase, me quedo para toda la vida. Vélez se animó a todo. Se animó a pelear el Clausura y la Copa Libertadores. Se animó a ir a cada lugar y dar clases de futbol. Se animó a que le suspendan la cancha en más de una oportunidad. Se animó a estar en contra de la AFA. Se animó a estar en contra de todos, y de crear la frase VÉLEZ VS TODOS. Se animaron a teñirse de rubio para jugar contra Racing. Ese equipo sí se animó a todo.

El Chapa Zapata se animó a tirar una espaldinha en la cancha de Argentinos Juniors, con todo lo que eso implica. El uruguayo Silva se animó a hacer mil y una locuras. Moralez y Martínez se animaron a tirar centenares de gambetas. Augusto se animó a callarnos la boca a todos y quedar en la memoria colectiva. Cubero se animó a usar esas cintas de capitan exóticas que le hacía Nicole Neumann. Ricky Alvarez se animó a aparecer y venderse en una cifra millonaria, y luego jugar un Mundial. Seba Domínguez, Ortiz y Papa se animaron a formar la defensa más recordada de los últimos años. Razzotti se animó a demostrar que no le pesaba ser el reemplazante de Somoza. Y puedo seguir, uno por uno.

Lo escribo con lagrimas en los ojos y con un orgullo de decir: GRACIAS POR ANIMARSE A TODO. ¡SALUD CAMPEONES!

 

Ramiro Boz

RamiroBoz@somosvelez.com.ar

@ramiroboz