QUE SIRVA EL ENVIÓN

QUE SIRVA EL ENVIÓN

Vélez superó con claridad a un River golpeado por el mal momento que atraviesa y de esta manera se dio un respiro en la lucha por los promedios; ahora deberá revalidar lo hecho ante un Racing agrandado

En la antesala más allá de la situación negativa, River era un rival al que había que respetar debido a lo que representa y las figuras con las que cuenta pero tampoco tenerle miedo. Y así lo fue, Vélez hizo lo que tenía que hacer: cortarle el circuito de juego presionando desde la salida constantemente, sacarle la pelota y achicar los espacios para evitar las diagonales de Scocco y Pratto.

A partir de eso el Fortín hizo su propio negocio y comenzó a crecer gracias a la laboriosa tarea del triángulo del medio Domínguez-Cáseres-Robertone, quienes generaron juego y posicionaron de frente al arco a sus compañeros en la ofensiva. Además, la tarea aceptable en defensa y las incontables subidas de los laterales fueron factores determinantes en el desarrollo del partido para superar a “La Banda”.

Si bien, la entrada de Ponzio le dio más claridad al Millonario con la pelota, que tuvo sus oportunidades para convertir algún gol producto de errores individuales en el fondo, fueron justamente por desatenciones propias y no por virtud del rival. La expulsión de Enzo Pérez (anulado por el medio velezano) por una patada de impotencia sobre Cufré, terminó de facilitarle las cosas al Fortín que redondeó un partido casi impecable.

Ahora, en lo inmediato el conjunto fortinero tendrá una difícil parada en Avellaneda ante un Racing que viene en alzada, pero que presentará un mix de jugadores debido a su participación la Copa Libertadores de América. Será complicado pero que sirva el envión anímico de la victoria ante River para repetir frente a la Academia y no regresar a Liniers con las manos vacías.

Juan Manuel Meza Coronel

jmanuel@somosvelez.com.ar

@MezaJM12