PRIMEROS PASOS EN COMÚN

PRIMEROS PASOS EN COMÚN

En la era amateur, Vélez y San Lorenzo protagonizaron un hecho que, si bien favoreció a ambos, pudo significar el fin de uno de ellos. Desde Somos Vélez te contamos esta anécdota que es parte de nuestra rica historia y que pocos conocen pero se viene difundiendo en estos últimos tiempos.

Pocos son los equipos en Argentina que aun forjando una estrecha rivalidad a lo largo de los años, han tenido algún hecho en particular que los haya unido de una forma u otra en el pasado. La pica que surgió entre Vélez y San Lorenzo en los últimos tiempos, supone que no existe ningún lazo entre ambos conjuntos, sin embargo hace más de 100 años ocurrió inesperadamente todo lo contrario.

A mediados de 1912 con la división del fútbol argentino en dos ligas paralelas. Como consecuencia de esto Vélez pasó a jugar en el campeonato de Segunda (tercera categoría) de la Federación Argentina. Mientras esto sucedía, San Lorenzo atravesaba  una crisis que lo obligó a perder su cancha en Parque Chacabuco y como consecuencia disolverse. Por tal razón, varios de los jugadores azulgranas emigraron hacia Argentinos de Vélez Sarsfield.

Se dice que, como nuestra secretaría funcionaba en el sótano de un almacén ubicado en Carlos Calvo y Av. La Plata, miembros de la dirigencia fortinera tendrían trato con los de aquel San Lorenzo permitiendo que jugadores de gran nivel como Luis Franchini, José De Campo, los hermanos José y Alberto Coll, Cayetano Urio, y los fundadores azulgranas Francisco Xarau y Luis
Gianella.

Conformado el plantel de primera división de nuestro Fortín, el equipo logró consagrarse subcampeón en su primer campeonato oficial y por ende ascender a Intermedia (segunda categoría). Pese a haber perdido la final ante Tigre por 3 a 2 en diciembre de 1912, los velezanos ascendieron igual porque el Matador ya estaba en Primera y jugaba con equipos alternativos en las demás categorías (costumbre de la época y también para completar todas las ligas).

En 1913, si bien Vélez tuvo una buena participación, terminó segundo en su zona detrás de Floresta y no pudo ascender. Además, perdió en los octavos de final de la Copa Competencia – similar a la Copa Argentina- ante Porteño que venía de ser campeón en Primera Categoría. Como consecuencia, varios de los jugadores provenientes de San Lorenzo se marcharon al final de la temporada y refundaron el club.

Sesenta años más tarde, en una entrevista que le hizo Osvaldo Soriano -periodista hincha del Ciclón- a Luis Gianella, publicada en el suplemento de Cultura del diario La Opinión, el ex jugador fortinero reconoció algo que sorprendió a más de uno: “Si Vélez hubiese ascendido a Primera ese año, nos hubiéramos quedado en Vélez y hoy San Lorenzo no existiría”.

Lo cierto es que sin proponérselo Vélez tuvo el destino de San Lorenzo “en sus manos”, porque lo que ocurrió fue un doble beneficio: primero El Fortín sacó provecho de la desgracia del otro llevándose a los mejores jugadores, pero después con su propia mala fortuna terminó ayudando al otro a refundarse y tener futbolistas con ritmo que lo llevaron a la Primera, debido una serie de situaciones poco comunes que sucedieron.

Una historia poco común entre dos equipos que años mas tarde terminarían siendo acérrimos rivales en un fútbol argentino que nos tiene acostumbrados a otro tipo de anécdotas.

Juan Manuel Meza Coronel

@MezaJM12