PERDURA EN LA MEMORIA

PERDURA EN LA MEMORIA

29 de diciembre de 1968. Fuimos felices y gritamos campeón por primera vez. Imagínense que yo, que tengo 23 años, ni siquiera estaba en los planes de mis papás. ¡Mi papá tenía apenas 11 meses y ni mamá ni siquiera había nacido!, pero aún conservo la suerte de tener una generación más en mi familia… tengo a mi abuelo, de 80 años, fanático de Vélez, que hizo que mi papá sea de Vélez, y que mi papá, gracias a Dios, siga con la herencia de los colores…

Es hermoso escuchar a nuestros abuelos, y más si te hablan de tu equipo. Conocer y escuchar anécdotas de cuando ellos iban a la cancha, darte cuenta a través de sus relatos cómo cambió el fútbol… y a la vez es sorprendente preguntarle sobre un hecho que ocurrió hace ya 49 años y que te describa los momentos con lujo de detalle… luego de hablar con mi abuelo de aquel campeonato de 1968 en el que nos coronamos campeones, puedo dar fe de que la mente es asombrosa y que guarda los más lindos recuerdos que la persona vivió.

“Antes iba a todos lados. De visitante, de local, los días de semana también… todos los partidos. Íbamos con los micros, en colectivo o en auto, según…”, comienza a contarme mi abuelo Vicente quien, al llegar el domingo, destinaba su día pura y exclusivamente a su club. “Iba a la cancha con mi cuñado y dos amigos del barrio. Nos íbamos a las 11 de la mañana, nos ubicábamos en el último escalón, que es donde está la platea sur ahora, y nos veíamos la tercera, la reserva y la primera, los tres partidos. Llegaba a mi casa recién a la tarde”,  expresa entre risas.

“Del campeonato del 68 me acuerdo todo, fue la primera vez que salimos campeones, yo tenía 31 años”, prosigue. “Vos veías el equipo y por más que capaz ibas perdiendo el partido, sabías que Vélez iba a ganar”, cuenta convencido.

Muchas veces hablé con mi abuelo de nuestro amado Vélez Sarsfield y se quién es el jugador que idolatra y del cual, a pesar del paso de los años, sigue hablando maravillas. Sin embargo, quise solamente decirle su nombre para ver cuál era su reacción. Con tan solo decir “Pichino Carone”, le empiezan a brillar los ojos…

“Parecía de otro planeta”, atina a decirme. Y, entre risas, da comienzo a contar anécdotas de su gran ídolo. “Yo me acuerdo de un partido con River… iba y le tocaba la cola a Amadeo Carrizo, lo hacía poner nervioso. Al arquero de Argentinos Juniors le hacía lo mismo, y encima eran compadres, y cada vez que jugaban se decían cosas y yo escuchaba porque a veces iba al lado del alambrado, y le decía de todo, le decía ‘anda que tu mujer está con otro’, lo ponía nervioso, no hubo un partido que no le hizo un gol”.

Considero que está de más mencionar al gran cordobés Willington, pilar fundamental de este Vélez. “Era un loco, un jugadorazo”, sostiene. “Una vez, no me acuerdo con quién jugábamos pero era un partido en el Amalfitani, relata Vicente, haciendo memoria para contar de la mejor manera posible el suceso, íbamos 0-0 y terminó el primer tiempo. Carone se había perdido dos goles, y en esa época terminaba el primer tiempo e íbamos hasta los vestuarios… vimos que Willington le pegó una trompada en el pecho a Pichino porque se había perdido los goles, ¡casi más lo mata! Y después Vélez ganó, hizo uno o dos goles Carone… pero casi no sale a jugar el segundo tiempo, casi lo mata de la trompada que le pegó”. ¡Menos mal que hoy en día podemos reírnos al escuchar esta historia y todo quedó como una anécdota! “Era un loco, era complicado, pero fue un grande”, expresó.

Vélez se coronó campeón por primera vez en su historia en Boedo luego de jugar un triangular con Racing y River. El Fortín y el Millonario quedaron igualados pero el campeón fue Vélez por mejor diferencia de gol. Omar Wehbe fue el goleador del campeonato, con 13 tantos.

Si bien es un recuerdo que cada vez queda más lejano, perduran las anécdotas y las historias que cada hincha tiene de aquel año tan importante vivido en el club. A pesar de que hoy se cumplan 49 años de ese día, como dije antes, la mente es maravillosa, y estoy segura que, al igual que mi abuelo, todo hincha que tuvo la suerte de vivir ese campeonato, guarda en lo más profundo de su ser y su corazón, este primer grito de campeón.

Aylén Nicolini

aylen@somosvelez.com.ar

@AylenNicolini