NO SÓLO UN CLUB DE FÚTBOL

NO SÓLO UN CLUB DE FÚTBOL

Si hay algo que caracteriza a Vélez es que además de ser un club de fútbol es un club deportivo, cultural, educativo y social. Desde el Departamento de Vélez Social vienen trabajando fuertemente diferentes situaciones que conciernen a toda la sociedad y a sus necesidades y problemáticas.
Esta vez, más de 500 chicos disfrutaron del partido ante Belgrano de Córdoba el domingo por la tarde
desde la Platea Sur Alta. Las organizaciones que formaron parte de esta acción fueron: Hogar “Alalata”, de San Martín, Programa “Envión”, de Ituzaingó, Merendero “La Hora Feliz”, de Laferrere, Hogar “Jesús de Nazaret”, de Moreno, apadrinado por el “Grupo Hormiga”, Club Social y Deportivo “El Fortín”, de Laferrere, Merendero “Copa de Leche – Chicos Felices”, de A. Ferrari, apadrinado por la Peña Fortineros del Oeste, Hogar “La Casona de los Barriletes”, sede Liniers.
El sábado 27 de octubre, día anterior al encuentro con Belgrano, nos visitaron 80 chicos que viven en la villa 1-11-14 y el barrio Cildañez. Conocieron el José Amalfitani y realizaron actividades en el Polideportivo. Anteriormente, en el encuentro ante Gimnasia de La Plata, estuvieron presentes los chicos del Hogar Curapaligüe, quienes disfrutaron de la victoria del Fortín.
El Departamento de Vélez Social no solo promueve la integración de toda la comunidad sino también colabora en actividades benéficas para la misma. Tal es el caso de “Un día para dar”, una jornada recreativa solidaria que se llevará a cabo el día lunes 19 de noviembre (feriado) a las 10 horas en la Playa de estacionamiento descubierto del club en donde participarán más de 20 entidades y que las personas podrán disfrutar a cambio de una donación.
“Un chico ganado a la calle es un campeonato ganado”, dijo una vez el gran José Amalfitani. Y seguimos manteniendo el legado y la enseñanza que nos dejó. Reafirmamos la función social que tenemos como institución, siendo ejemplo entre las demás instituciones futbolísticas del país.
Ver las caritas de felicidad de los nenes mientras entraban al Amalfitani es impagable. Y para ellos, inolvidable. Escuchar las vocecitas finitas gritar “Vamos Vélez”, oírlos cantar y verlos saltar de alegría, te pone la piel de gallina.
Gran trabajo del Departamento Social del club que es importante resaltar. Ojalá continúen llevándose a cabo dichas actividades de solidaridad e integración hacia la comunidad. Estas acciones nos hacen ser más humanos y sobre todo, más grandes.

Aylén Nicolini
@AylenNicolini