NINGÚN MONITO

Matías Vargas es uno de los jugadores más importantes del plantel del Fortín. Debutó con 18 años, en agosto del 2015 ante Colón de Santa Fe, y tuvo que crecer de golpe para defender los colores de un equipo que estaba en debacle.

Según los datos relevados por el Sitio Oficial de Vélez (www.velezsarsfield.com.ar), el Monito lleva jugados 54 partidos en total en la primera del club. 

A fines de marzo de este año, en el partido disputado ante Independiente por la fecha 24 de la Superliga, Vargas sufrió una lesión en su tobillo derecho, por lo cual tuvo que dejar el campo de juego por aproximadamente un mes, retornando en el partido de vuelta ante Lanús por la Copa de la Superliga en el José Amalfitani. Es así que en esta temporada jugó 23 encuentros y un total de 1979 minutos. En cuanto a los goles, convirtió cinco en total, y recibió dos tarjetas amarillas y vio una vez la roja.

No hace falta aclarar la calidad que tiene como jugador el Monito Vargas. Es la cara visible e importantísima de este Vélez que con sus pibes supo salir adelante en el peor momento de su historia. Y si bien en esta temporada, a mi parecer, tuvo altibajos, partidos buenos y partidos en los cuales no estaba en su mejor momento y, no fue determinante como en otros torneos, sabiendo nosotros, los hinchas, que puede dar aún más, su efectividad en los pases detenta un 67,1% en donde de un total de 654 pases realizados, 439 fueron buenos.

Matías Vargas, mediocampista surgido de la cantera de Vélez, tiene contrato con el club hasta el 30 de junio de 2020. En la mira de varios clubes del exterior en muchas oportunidades, por el momento, tenemos Monito por, al menos, un año más. Un Monito que, como plasmé al comienzo, tuvo que crecer repentinamente para defender a la V azulada, y lo hizo muy bien, llevando al Fortín nuevamente al lugar del cual nunca tendría que haber salido.

Aylén Nicolini

@AylenNicolini