MERECIDO EMPATE

MERECIDO EMPATE

En un partido que parecía perdido desde temprano, Vélez mostró actitud y casi lo gana.

Si decimos que Estudiantes lo mereció, no estaríamos mintiendo. Lo mismo sobre nosotros. El empate es justo. Ninguno de los dos equipos pudo sacar “diferencias” en los 90’, a pesar de tener un jugador de más por el lado de los de La Plata. Gran empate del Fortín que quizás da un poquito más de esperanzas.

Hoy, podemos decir que volvió Mauro. Fue el mejor partido de nuestro querido ídolo, y para colmo, estaba con un problemita en el aductor. Desde el primer minuto intentó jugar y se lo vio muy comprometido en todas las líneas. Pateó mucho al arco, metió un golazo y hasta fue a barrer en más de una oportunidad. Excelente partido de Zárate que está a solamente tres goles de igualar a Omar Wehbe en el Top 10 de los máximos goleadores. No fue el partido claramente de Agustín Bouzat, quien venía teniendo buenas actuaciones. A mi gusto, no es que no haya tenido un buen cotejo, si no que no tuvo chances ni oportunidades, al igual que Guido Mainero quien no aprovechó al máximo su posibilidad de jugar un tiempo completo. Partido aceptable para De La Fuente y Ortega, quienes fueron reemplazados por un cambio en el esquema táctico y una lesión respectivamente. Ambos se proyectaron bien y supieron recuperar la pelota. En sus lugares ingresaron Gastón Díaz y Fausto Grillo, quien sumó sus primeros minutos en el año. Nada para decir. Ni positivo, ni negativo. Por momentos el de Bariloche demostró su perfil aguerrido y eso me gustó. Buen encuentro de Rodrigo Salinas. A Velez le hacía falta un 9 con sus características; que pivotié, aguante y ademas meta goles (aunque sean con la mano, je).

Como siempre, y perdón si parezco chupamedias por no decir otra cosa, magnífico papel de Santy Cáceres y del Monito Vargas, quien además metió un tanto. Quiero destacar también a Nico Domínguez, quien junto con el 35, dieron todo jugando casi en una pata. El hincha lo valora mucho. Eso es actitud, en su máxima expresión.

Por primera vez, anduvo mal la dupla Cubero-Abram. Ambos fueron culpables de los dos primeros goles de Estudiantes y de varios errores que complicaron en más de una oportunidad a César Rigamonti. El arquero tuvo un mediodía complicado y se notó bastante.

Vélez mostró otro perfil al que nos tenía acostumbrados, obviamente que después de los 40’ del PT. Esperemos que esto siga así y podamos traernos una alegría de Santa Fe.

 

Ramiro Boz

ramiroboz@somosvelez.com.ar

@ramiroboz