MANO A MANO

MANO A MANO

Se termina el segundo semestre del 2018 y, al igual que en los últimos años, el puesto del arquero genera debate y algo de intranquilidad. Nuevamente el arco del Fortín estuvo repartido entre dos sin que Domínguez ni Hoyos conformen un 100%
El primero en aparecer como titular fue Lucas Hoyos en el partido por Copa Argentina. Sabido era que el mendocino llegaba un escalón por debajo en la consideración del DT, pero la falta de habilitación de Alexander Domínguez impidió que el ecuatoriano juegue ese partido. Con el inicio del torneo Domínguez se hizo cargo del arco y rindió de manera aceptable. Buenas actuaciones más allá de las derrotas ante Racing y Boca permitían creer que Vélez había encontrado el dueño de una posición que está a la deriva hace muchos años.
Sin embargo el nivel del ecuatoriano fue cayendo con el correr de los partidos: un error grave ante Talleres y dos flojas actuaciones ante San Martín de San Juan y Defensa y Justicia pusieron en duda su continuidad como titular. Heinze lo respaldó ante San Lorenzo, encuentro en el que volvió a tener un rendimiento aceptable. Pero el encuentro con Unión en Santa Fe lo encontró en el banco de suplentes, posiblemente por su ausencia toda la semana previa al estar afectado a su Selección, pero el buen nivel de Hoyos esa tarde le valió la titularidad hasta el final del torneo.
El arquero proveniente de Instituto había tenido una buena actuación ante Central Córdoba de Santiago del Estero, más allá del empate en los 90 minutos y la derrota por penales. Cuando tuvo la oportunidad de volver a estar desde el arranque, Hoyos la aprovechó en el muy buen partido que hizo Vélez en Santa Fe. Sin mucha participación, el mendocino respondió las pocas veces que Unión se acercó y mantuvo el cero. Mucho más grande fue su figura ante Central, cuando tapó un mano a mano impresionante que podría haber sido el empate Canalla. Pero en el cierre ante Patronato cometió un error grave al intentar salir jugando que derivó en el 1-2 del local. Luego se reivindicó al sacar un cabezazo a quema ropa que hubiese sido el tercer gol del equipo de Paraná.
Vélez no logra consolidar un arquero que brinde seguridad y confianza. Más allá que estas dos incorporaciones parecen tener mejor nivel que sus antecesores en el puesto, los cambios a mitad de campeonato son una señal clara de la realidad que viven. Sin dudas esta posición es una de las que más deberá trabajar Heinze de cara a la segunda parte de la Superliga 2018/2019.

Alejandro Germino
@alegermino