LOS DATOS DE LA ERA HEINZE

LOS DATOS DE LA ERA HEINZE

Somos Vélez te muestra todas los cifras del primer año de Gabriel Heinze como DT del Fortín.

Gabriel Heinze fue oficialmente presentado como DT de Vélez el 12/01. Generó muchas expectativas ya que venía de ser campeón de la B Nacional con Argentinos Juniors, equipo con el cual había mostrado un fútbol muy vistoso e interesante. Aquel día, declaró: “La idea es armar un buen grupo para sacar esto adelante”.

Al principio, la relación entre el hincha y el DT no era buena. Su rigurosidad y su estilo de juego no terminaban de convencer, y menos con la situación que atravesaba Vélez, estando con la soga al cuello relojeando la tabla de los promedios. Sin embargo, con el correr de los partidos su planteo táctico empezó a dar una seguidilla empates demostrando mucho sacrificio y empuje por parte de los jugadores, los cuales recién daban (y dan) sus primeros pasos en Primera, para que después de sus frutos con victorias que lograron alejar del descenso y que por una diferencia de gol, el club no llegó a clasificarse a la Copa Sudamericana 2019. Finalizando el año podemos hacer un balance muy positivo sobre Gabriel Heinze, quien le devolvió al hincha de Vélez no solo la ilusión de volver a ser lo que fue siempre la institución y además, el buen juego que por lo general, mantuvieron históricamente los equipos del Fortín.

En cuanto a números, porque de eso se trata la nota, tenemos que recalcar la gran diferencia de jugadores que llegaron con los que se marcharon. Igualmente, cabe resaltar que tres están en la misma situación. Fueron 13 las incorporaciones que hizo Vélez en el año: Joaquín Laso, Luis Abram, Marco Torsiglieri, Jesús Méndez, Guido Mainero, Rodrigo Salinas, Agustín Bouzat, Mauro Zárate, Alexander Dominguez, Lucas Hoyos, Gastón Giménez, Pablo Galdames Jr y Jhonatan Ramis. Mientras que partieron del club: Emiliano Amor, Nicolás Tripichio, Matias Perez Acuña, Leandro Desabato, Jorge “Coco” Correa, Gonzalo Bergessio, Jonathan Cristaldo, Federico Andrada, Maximiliano Romero, Yamil Asad, Cesar Rigamonti, Alan Aguerre, Fausto Grillo, Mauricio Toni, Emiliano Bogado, Santiago Caseres, su hermano Ramiro y las tres nombres antes resaltados. Pese a la la desigualdad, el Gringo apostó a rellenar esos lugares vacantes con chicos de las inferiores a los que apostó para complementar al plantel profesional. Si bien Hernán De La Fuente, Francisco Ortega y Nazareno Bazán lo habían hecho con Marcelo Gómez en el banco, Heinze hizo debutar a Gonzalo Rodriguez, Cristian Nuñez, Thiago Almada, Alvaro Barreal y al reciente, Luca Orellano. El resto del plantel, en su mayoría son jugadores que habían empezado en anteriores dirigencias y que con el Gringo se potenciaron mucho y quedaron como titulares, algunos, hasta indiscutidos.

En cuanto a resultados, Heinze dirigió 30 partidos a Vélez, los cuales ganó en 13 oportunidades, empató en 10 y cayó en 7. La única derrota como local, fue la primera que dirigió en Liniers ante Patronato, desde aquel día que el José Amalfitani volvió a ser un Fortín para los rivales. En cuanto al promedio, algo que ya nos olvidamos (ojo, no hay que desconfiarnos), Gabriel Heinze asumió en la posición 24° y hoy, terminó el año diez puestos más arriba en la posición 14°, siendo el único equipo junto con Huracán que desprendió de esa zona de los que peleaban junto a Vélez. Además, el Fortín se posicionó no solo como el equipo con más posesión de la pelota de la Superliga Argentinae, si no también como uno de los que más tiene en el mundo entero, superando a equipos durante varios días como la Juventus. A su vez, fueron muchos los jugadores que participaron de las Selecciones de su respectivos países. Por nuestro país, Matías Vargas y Gastón Giménez, además de Thiago Almada, Alvaro Barreal y Francisco Ortega quienes no solo son constantemente llamados al Sub-20 sino que también (excepto Barreal) fueron sparrings en el Mundial de Rusia 2018. El resto son Alexander Domínguez (Ecuador), Pablo Galdames Jr (Chile), Luis Abram (Perú) y Luis Amarilla (Sub-20 de Paraguay).

 La realidad es que Gabriel Heinze es el DT que necesitaba Vélez para salir de los males acumulados hace años. Además de que no era alguien en el club y no tenía la posibilidad de “quemarse”, influyó mucho su historia futbolística para potenciar, animar y probar tanto a jugadores jóvenes como a apuestas que él mismo pidió, los cuales venían de bajos rendimientos y hoy son figuras del primer equipo como Joaquín Laso o Gastón Giménez. Sin dudas, la frase con la que arrancó su ciclo fue cumplida y el hincha de Vélez está muy agradecido por lo hecho hasta ahora y con mucha ilusión para lo que viene.

 

 Ramiro Boz

@ramiroboz