LO QUE QUISO Y LO QUE FUE

LO QUE QUISO Y LO QUE FUE
Vélez perdió 2-0 como visitante con Chacarita en un partido clave y vuelve a sembrar algunas dudas. Gabriel Heinze buscó algo que no salió y el Fortín cayó sin atenuantes. 
 
 
La idea de juego del entrenador es siempre la misma: tenencia de pelota, ataques verticales con mucha gente arriba, presión alta para recuperar la posesión, extremos punzantes que jueguen mano a mano con los laterales y volantes de buen pie que generen ocasiones de gol. Defender lejos del arco propio, apretar la salida del rival y así gestar algún espacio que pueda ser aprovechado por los delanteros. 
 
Así entiende este y cualquier partido el director técnico del Fortín. La diferencia entre uno y otro es el análisis que haga del rival. Eso puede llevarlo a cambiar de dibujo táctico, y en el caso de este encuentro ante Chacarita, eligió jugar por momentos 3-4-3 modificando así el esquema con el que visitó a Defensa y Justicia: 4-3-3 ¿Está Vélez con estos intérpretes preparado para jugar con línea de 3 defensores? La primera lectura que uno hace es que no. 
 
Santiago Cáseres es un jugador muy importante para el Fortín y en este encuentro se lo notó perdido y a destiempo. Jugó de libero. Al estar tan atrás Vélez pierde en el mediocampo su quite, entrega y distribución de pelota. Con él en el fondo, debió jugar de 5 Nico Dominguez, que además de estar en bajo nivel, no recupera tanto la pelota como el número 35. Contra el Halcón el equipo de Heinze tuvo destellos de buen juego y fue, justamente, por la presión que pudieron ejercer ellos dos junto a Robertone en el centro de la cancha. 
 
Esta disposición táctica hizo también retroceder mucho a Mauro Zárate. Con Cáseres en la “cueva” y Domínguez flojo, el 9 tuvo que arrancar en posición de doble 5 o de 10 varias veces quedando así a años luz del arco que defendía el 1 local. Sin lugar a dudas que MZ9 puede moverse atrás del 9 de área. Pero es muy distinto que sea un tercer volante a que deba ejercer como segundo delantero. En este caso, durante todo el partido, fue un mediocampista y nada está más alejado de la realidad que esa posición para él.
 
En aquel Argentinos que jugaba tan bien y que lo acercó a la dirección técnica de Vélez, cuando elegía la línea de 3 defensores era Rolón quien jugaba de libero pero la enorme diferencia es que de doble 5 quedaban dos jugadores habituados a esa posición. En el caso del Fortín quien debe sumarse a la línea media es Mauro y eso es algo bastante tirado de los pelos.
 
Hay muchas cosas por corregir en lo táctico. El entrenador deberá seguir convenciendo a los jugadores de que esta es la mejor forma de conseguir los resultados. Sin dudas que el director técnico se equivoca en algunas cuestiones y deberá afinar el lápiz. Cáseres tan atrás no va a rendir si no hay una línea media mejor consolidada. Será momento también de analizar la titularidad de Jesús Méndez y de hacerle llegar mejor la pelota a Mauro para que no baje tanto. También deberán levantar individualmente el nivel los dos punteros (Bouzat y Mainero), ya que son claves en esta forma de jugar. 
 
Las urgencias están a la orden del día y a la vez Heinze necesita tiempo de trabajo para que los jugadores empiecen a aceitar la idea. El DT tiene que bajar al mínimo posible su margen de error, para darle así las mejores herramientas a los jugadores. El sábado será una nueva final y Vélez deberá mejorar mucho. Esto recién comienza. 
 
Guido De Bella
guido@somosvelez.com.ar
@guidomdebella