LE CUESTA

Un Vélez desconocido perdió ante independiente en el Libertadores de America y dejo escapar una chance importante de cortarse en la sexta posición de la Superliga.

Da bronca. Como toda derrota duele y da bronca. Más si comenzaste ganando con un gol a los 8’ luego de un mal entendido de la defensa rival y un gran corte de Bouzat y rapidez para dejar mano a mano a Leandro Fernández con el arquero Campaña. El equipo de Heinze jugo unos primeros 20’ muy buenos posicionándose en campo rival con una presión bien alta y de esa manera complicando al local en sus salidas y poniéndolo en aprietos. Pero claro, los partidos duran 90’ y a Vélez todo lo cuesta una barbaridad y a medida que pasaba el tiempo el equipo se iba diluyendo. 

Al Fortín le cuesta mantener la ventaja, están los casos (por citar este año) de los partidos con Huracán, Colón y Tigre en los que logra ponerse en ventaja pero transcurridos los minutos se cae, crece el rival y deja puntos que duelen. 

La tarde en el Libertadores de America no fue la excepción e Independiente logró crecer tanto en lo futbolístico como en lo que refiere a la actitud, porque el equipo de Holan fue superior a Vélez que sacando unos remates (a las manos de Campaña) de Almada y Robertone no inquietó el arco local. 

Llama la atención la no realización de cambios de Gabriel Heinze, está claro que los entrenadores saben mucho más que nosotros, pero no se explica que luego de un segundo tiempo de los más flojos del campeonato el entrenador haya hecho un solo cambio y por lesión, ya que el equipo no inquietaba y se lo veía muy predecible. 

Poco se puede destacar de un partido que Vélez jugó 20’. Hoyos que sacó un remate de cabeza de Silvio Romero y a hasta ese entonces evitó el empate, Gianetti que de no ser por quedar atrás de Pablo Pérez en el segundo gol hizo un partido correcto y el quite y siempre desgaste de Bouzat

Vélez dejó pasar una chance inmejorable de afianzarse y asegurarse quizás el sexto puesto del campeonato y clasificación a la Sudamericana sin depender de nadie, dejó pasar una chance de ganar y sumar confianza contra un equipo nervioso, resistido y que hasta el entretiempo era silbado. 

De todas maneras habrá que rápidamente dar vuelta la pagina y terminar esta Superliga lo más alto posible, ante su gente y contra Lanús en un partido importante por la posición a ocupar en el campeonato ya que será relevante por lo que puede generar y evitar distintos choques en la Copa de la Superliga.

 

Gianluca Schinca

@SchincaGianluca