LA NOCHE QUE ZABALA SE HIZO CONOCER

Vélez venció a Rosario Central en el Gigante de Arroyito por 3 a 2 con un doblete agónico de Diego Zabala por el Campeonato de Primera División 2016.

Si debemos recordar un partido entre Vélez y Rosario Central en el Gigante de Arroyito, seguramente el primer recuerdo que se nos venga a la cabeza sea este. Además de que haya sido reciente, fue una victoria agónica que aún queda en el recuerdo a raíz de los nefastos campeonatos en años anteriores. El Fortín visitaba al Canalla con más chances de perder que otra cosa. El equipo de Coudet estaba haciendo un campañón disputando y peleando tanto el torneo como la Copa Libertadores y Argentina, mientras que Christian Bassedas hacía lo que podía con un equipo lleno de nombres inhóspitos.

Central empezó mejor y a los 18 minutos abrió el marcador con un cabezazo de Marco Ruben. Dos minutos más tarde en un forcejeo en el área previo a un tiro de esquina, Javier Pinola le dió un codazo a Fabián Cubero y se fue expulsado. Con un jugador más en la cancha, Vélez empezó a ordenarse y fue a buscar el empate que llegó a los 38 con una falsa pared entre Leandro Desábato y Yamil Asad -pisó y controló muy bien- que terminó definiendo Santiago Stelcaldo, quien a su vez marcó el gol número 90.000 de la historia del profesionalismo de AFA. Luego del entretiempo, el Fortín siguió con constancia y casi tiene la chance de marcar nuevamente en la cabeza de Stelcaldo. Sin embargo a los 54, ambos quedarían con 10 jugadores tras la expulsión de Leandro Somoza ante una infantil reacción contra Giovani Lo Celso. El conjunto local volvía a hacerse con el control del partido y allí es cuando Bassedas decidía darle velocidad a Vélez con los cambios. A los 74, Lo Celso volvió a poner en ventaja a Central con un disparo que dejó sin reacción a Aguerre.

El momento clave del partido fue en el minuto anterior, cuando se retiró Santiago Stelcaldo en lugar de Diego Zabala, quien hasta ese momento era un jugador desconocido proveniente de Racing de Montevideo. El uruguayo a los 87 puso el empate luego de un centro al segundo palo por abajo de  Fabricio Alvarenga y a los 91, luego de una corrida de Nicolás  Delgadillo en contra-ataque, se puso la capa de héroe y enmudeció Arroyito: control, enganche hacia el medio, se perfiló y sentenció el 3 a 2 para que deliren todos losfortineros a lo largo y ancho del país. Un gol que se gritó como de campeonato, y también se festejó como tal la salvada del Pupi Giannetti en la línea en la última jugada del encuentro.

Diego Zabala comenzaría aquel día, una historia de cariño mutuo con la gente de Vélez. Un jugador que nadie conocía y que en un momento duro fue de vital importancia por sus grandes actuaciones. Lamentablemente, y para sorpresa de todos ante el poco valor que tenía su pase, no fue comprado pero su carisma y humildad hicieron de Didi alguien muy recordado en Liniers. Siguió su carrera en Unión y jugando para el Tatengue, fue aplaudido y ovacionado cuando se retiró del campo de juego en el José Amalfitani. La gran coincidencia de esta entrega de El Recuerdo, es que el domingo La Bomba defenderá los colores canallas, aquellos ante los cuales en una noche de 2016 se hizo conocido en el fútbol argentino.

 


Ramiro Boz

@ramiroboz