LA MARCA EN ATAQUE

LA MARCA EN ATAQUE

Dos de los goles recibidos el domingo en la Bombonera tuvieron un factor común, la pérdida de la pelota en la salida y una marcada diferencia de velocidad en la transición defensa – ataque.
En el primer tanto, la salida del conjunto de Heinze era prolija y con el despliegue habitual: Gimenez y Domínguez armando desde el centro, Gastón Díaz y Ortega bien abiertos por las bandas, Ramis retrocediendo para jugar de espaldas al arco. Pero cuando el delantero uruguayo no pudo sostener la pelota, Boca jugó rápido hacia adelante. Ábila tenía la libertad para recibir y girar sin la presión de Laso o Abram, lo que le dio tiempo para habilitar a Pavón. Ortega, rápido como es, intentó volver pero una vez que el delantero de la Selección se escapa en velocidad es muy difícil de controlar.

El gol que definió el partido tuvo una fórmula similar. Ya sin Domínguez, el que empezó la jugada fue Gimenez y quien recibió por el centro fue Bouzat. El zurdo perdió fácilmente con Barrios que tocó con Villa, el colombiano retrocedía para cubrir la proyección de Ortega y fue nuevamente la espalda de Pancho la que quedó descubierta. Nuevamente el centro delantero de Boca, en este caso Benedetto, tuvo libertad para recibir, girar y habilitar al extremo derecho. Una vez más, la velocidad del delantero rival fue demasiado para los defensores velezanos y el remate fuerte y alto no le dio posibilidades a Domínguez.

Vélez cometió una serie de errores que ante un rival como Boca provocan el gol rival. Centrales lejos del 9 rival en ataque, perder la pelota con los laterales en ataque y sin nadie relevando o cubriendo la zona que dejan. El equipo de Heinze deberá no sólo aprovechar mejor la posesión de la pelota, sino ajustar la marca en ataque para evitar los contra golpes directos.

Alejandro Germino
@alegermino