LA JOYA QUE NO QUEREMOS APURAR

Sin dudas Thiago Almada es la mejor aparición de las inferiores en mucho tiempo. La pinta de atorrante, su rebeldía en un equipo estructurado, pero sobre todo su fútbol lo muestra como un jugador distinto. Con 18 años recién cumplidos hace ilusionar a los hinchas y pide titularidad en primera.

En la temporada que acaba de finalizar, Almada fue titular en 11 partidos: siete de la Superliga, tres de la Copa de la Superliga y en Copa Argentina. En otros 10 partidos ingresó desde el banco y sumó más de 1.100 minutos en cancha. Marcó cuatro tantos: el doblete ante Defensa y Justicia, uno ante Rosario Central y el golazo contra Lanús en la ida de los octavos de final de la Copa de la Superliga. Pero los datos estadísticos no alcanzan para demostrar lo que logró el pibe de Fuerte Apache.

Luego de su debut ante Newell’s en la primera fecha de la Superliga, empezó a ser tema recurrente tras su aparición ante Aldosivi, en el que cambió la cara del equipo y asistió con un tiro libre enviado directo a la cabeza de Salinas para liquidar un partido que fue mucho más difícil de lo imaginado. En su primer partido como titular, Gabriel Heinze lo ubicó como centro delantero y no decepcionó: marcó dos goles ante Defensa y Justicia, enfrentándose a dos centrales de jerarquía y con un físico mucho más fuerte que el suyo. Él supo cómo escapar de la pelea y aprovechar su desequilibrio y velocidad.

Luego de su participación en el Sudamericano sub 20, el técnico velezano lo utilizó como extremo, mostrando su mejor versión ante Lanús como visitante, marcando un verdadero golazo que prácticamente selló la serie en el partido de ida. A pesar de sus grandes actuaciones quedó afuera del mundial Sub 20 y cuando podía bajar su rendimiento por la esa decepción, fue de los mejores en la serie ante Boca, especialmente en la media hora que jugó de visitante pateando un penal de manera magnífica en la definición.

Por su origen humilde, por su juventud, la preocupación recurrente es su entorno. Sin embargo, al escuchara Thiago Almada uno puede darse cuenta que tiene las cosas mucho más claras que varios muchachos con unos cuántos años más. La contención y admiración que le dan sus compañeros y el técnico lo hace tener los pies en la tierra, a pesar de los rumores que hablan de una transferencia al fútbol europeo por cifras históricas.

Alejandro Germino

@alegermino