LA ILUSIÓN DE LLEGAR

Pasó el tiempo en este viaje, por suerte la mierda se acabó y todo Vélez puede decir que la ilusión ya no pasa por el terreno de abajo sino por la clasificación a esta Copa Sudamericana.

Pero, ¿la ilusión de llegar ya está cumplida?

Creo que no, mañana tenemos ante nosotros una nueva chance de ilusionarnos, comienza un nuevo torneo –criticable de mil maneras y por montones de cosas- pero al fin y al cabo estamos ante un nuevo desafío por coronarnos y tener una nueva estrella en el pecho de la cual sentirnos orgullosos.

Mañana El Fortín tendrá una parada brava contra Lanús, en siete días tendremos que recibirlos para la vuelta y así se deberían suceder los rivales si es que los dirigidos por Heinze tienen la capacidad para enfocarse en su objetivo final que es hacernos sentir que estamos para grandes cosas una vez más.

No sé ustedes pero yo considero potable la chance de clasificarnos fase tras fase y en el medio cargarnos a algunos de esos pesos pesados y, en una de esas, poder sacarnos una mierda que tenemos acumulada hace casi un año cuando vivimos la traición más grande de nuestra historia y la menos esperada al ver que Zárate se iba con los innombrables.

Por eso la ilusión de llegar a la Sudamericana no es más que el comienzo de esa otra ilusión que representa poder ganar esta Copa Superliga y llegar donde realmente nos gustaría llegar que es a jugar una vez más por esa loca y hermosa obsesión que es la Copa Libertadores.

Siempre todo en nuestro mundo fortinero se reduce a esto: arrancar un campeonato pensando en ella, pensando que este año conseguimos la clasificación y que la vamos a volver a jugar y cuando ese día llegue pensar que puede ser nuestra una vez más.

Recapitulando, comienza la primera etapa, empecemos a dar los pasos y cuando nos demos cuenta ¿Quién te dice que no estemos gritando una vez más “La Copa Libertadores es mi obsesión…?

 

Maxi Eze Pardo

@MaxVelez_