HOY ES RENACER

HOY ES RENACER

El 17 de noviembre de 1996, Fabián Cubero debutaba en la Primera de Vélez ese día, Osvaldo Piazza lo mandó a la cancha en un equipo repleto de juveniles y Poroto cumplió, luego de 22 años es interesante analizar las palabras de Piazza al recordar ese momento: “Lo puse de volante por la derecha y tuvo una generosidad suprema con el equipo. Técnicamente era un futbolista correcto, pero muy inteligente y disciplinado.”

En el otro extremo de esta historia podemos encontrar a un Fabián que reacciona de la misma forma. Es un jugador símbolo del club y este verano le toco perder el protagonismo tanto en idolatría como en tiempo en cancha y en lugar de enojarse o generar conflictos demostró estar a la altura y mientras algunos nos traicionaban, él supo esperar y recuperar la idolatría. 

Es elogiable que el jugador con más presencias con la V en el pecho hoy este presto a cumplir un rol con menos trascendencia que la habitual pero con una presencia fuerte en el vestuario, con un liderazgo bien marcado. Recordemos que fueron muchas las copas que sus brazos levantaron y muchas más fueron los combates  en los que salió indemne en tantas noches de Copas.

Una imagen que quedó grabada en todos fue ese abrazo con el Monito Vargas, un gesto que dice mucho y que se me antoja cargado de simbología, el Capitán de mil batallas pasándole la posta al pibe que dejo el alma para quedarnos en primera.

Ya cumpliendo los cuarenta años, uno imagina que el retiro está cercano pero nosotros que sabemos de su coraje, estamos completamente seguros que aún falta una foto más, una donde Poroto a sonrisa plena escucha el grito de guerra que hace 22 años nos distingue: ¡CUBERO, CUBERO, CUBERO!

 

Juan Pablo Muzzio

@jpmuzzio72