GRANDES NUMEROS CONLLEVAN GRANDES RESPONSABILIDADES

GRANDES NUMEROS CONLLEVAN GRANDES RESPONSABILIDADES.

En el día de ayer se confirmaron los dorsales de los refuerzos de Vélez y nuestro compañero Guido de Bella hizo mención de lo que esos números llevan consigo, de la historia que tienen y lo pesados que puede ser vestirlos si no se entiende quienes fueron los históricos que los vistieron (aclaro que solo voy a nombrar algunos de los ex Vélez que vistieron los números y que fueron importantes a lo largo de nuestra historia porque son muchos).

Torsiglieri, será el encargado de vestir en la espalda de su V Azulada el número 2… A mí entender de los números que analizaré es el que más pesará porque lo vistió ni más ni menos que el GRAN CAPITAN de nuestra historia fortinera, fue Roberto Trotta quien vistió la número 2 en su exitoso paso por el Fortín de Liniers. Marco no solo tendrá la responsabilidad de llevar con hidalguía la camiseta vestida por un campeón velezano (16 estrellas nos hace conocer que fueron varios quienes vistieron la 2 y fueron campeones) sino que deberá vestir la camiseta de quien levantó las dos copas más importantes de nuestra historia, las que nos hicieron dueños de América y del Mundo. Pavada de responsabilidad tiene Torsiglieri para afrontar estos 4 meses que son los más importantes de nuestra historia porque todo lo conseguido en estos 108 años de gloria se ponen en juego en estas fechas que restan disputarse. Espero que la experiencia del jugador esté a la altura de las circunstancias y demuestre lo mismo que demostró en su primer paso por el césped del Amalfitani.

La segunda camiseta que repasamos es la N° 4, la va a vestir Joaquín Laso pero ya la vistieron dos gigantes de los ’90 como fueron el Coio Héctor Almandoz y el Chino Zandoná. Dos de los encargados de patear penales en la final en el Morumbí, campeones de la Copa Libertadores e Intercontinental y que representan todo lo que es la garra que se pide desde la tribuna, la entrega y el dejar todo por la V Azulada en cada partido.

Seguimos con el 9 porque será en orden numérico y esta camiseta es quizá la que menos responsabilidad implica desde lo simbólico en sí mismo porque Mauro es gran merecedor de la 9 de Vélez, demostró no solo sentirla, respetarla y amarla como cualquiera de nosotros sino que sabemos que puede vestirla sin problemas en lo futbolístico. Difícilmente esté a la altura del gran Carlitos Bianchi, una de las tres personas más importantes en la historia de Vélez junto a Chilavert y Don Pepe, no por nada ellos tres tienen sus merecidas estatuas en el Hall del Club. Todos conocemos el talento que tiene Mauro y que si bien será duro comparar la importancia de los goles por él convertidos en estos días con los logrados por el Turco Asad en su época de gloria a lo lejos en el tiempo sabremos que si Mauro festeja muchos goles serán igual de importantes que aquellos que nos hizo gritar el Turco por el hecho de ser logrados en momentos importantes de la vida de Vélez.

Ahora le toca el turno a Bouzat, una de las apuestas junto con Mainero. Creo que junto con Torsiglieri serán los que más difícil la tendrán. La 10, ese número que implica ser el creativo, el “crack”, el que más sabe con la pelota en el pie, esa que supo vestir el Gran Daniel Willington, ese que cuentan los que lo vieron que era una constante obra de arte lo que hacía con sus pies, que jugaba como quería donde quería y cuando quería, que si decidía que la pelota hiciera algo la pelota siempre le hacía caso. No por nada el Negro Fontanarrosa le dedicó un cuento al Daniel cuando le dedicó su prosa a alguien que no era de Central. No solo Willington vistió la 10 sino que también la vistió el Tito Pompei, el encargado de patear el último penal, ese que nos llenó de gol el alma en el Morumbí aunque en ese momento con la N°18, el Beto Camps, el Tano Gracián, Maxi Moralez haciendo que festejemos como hacía tiempo no lo hacíamos en el Clausura ’09. Ahora le toca a Agustín intentar emular un poco de lo que estos grandes futbolistas nos hicieron vivir y disfrutar adentro de una cancha para al menos ocupar un lugarcito en nuestra historia y ser recordado con cariño.

Y por último la 11, la va a vestir Salinas pero ya nos hizo delirar con sus goles otro gran número 11, el Turu Flores, esta camiseta tiene una particularidad, no solo la importancia del Turu que fue quien mejor la defendió en la historia de Vélez según mi humilde opinión sino que fue usada por el Chino Zandoná ese 31 de agosto de 1994 que tanto recordamos, con la N° 11 el Chino definió magistralmente al palo izquierdo de Zetti colocando la pelota al ras del piso contra la red del lateral y del fondo del arco. Salinas llega con la chapa de haber sido un eximio goleador en el ascenso de Chacarita a Primera División a mitad del año pasado pero estos 6 meses en futbol árabe hacen que nos entre la duda de cómo está realmente en la actualidad para acompañar a Mauro, hermano del Roly quien es otro de los grandes jugadores que vistieron la N° 11 de Vélez, en la tarea de ser los goleadores de este Vélez modelo 2018, que sea con muchas alegrías y mucho festejos es lo que los hinchas de Vélez anhelamos.

Que sea con goles, con garra, con huevos y sobre todo con buen fútbol, con ese fútbol ganador que la V Azulada sabe desplegar en las canchas de América Latina y que nos hizo terminar descontrolados en Japón.

Maxi Eze Pardo

maxi@somosvelez.com.ar

@MaxVelez_