¿FINAL SOÑADO O COMIENZO DE UN SUEÑO?

El Fortín finalizó la Superliga 2018/19 con una goleada y la clasificación a la Copa Sudamericana 2020.

Fueron años llenos de tristeza y de incertidumbre. Fines y comienzos de semanas tristes, opacados por los resultados. Eso sí, cuando ganabamos era todo distinto. Igualmente, ahí estábamos firmes, porque desde chiquitos nos inculcaron la famosa frase “en las buenas y en las malas”. El solo hecho de ir al José Amalfitani únicamente por amor a los colores fueron el reflejo de lo que fue el pasado reciente de Vélez, el cual hay que tenerlo más presente que nunca.

Vélez ganó, gustó y goleó. Desde el comienzo del partido al final, fue superior y el juego que propuso Gabriel Heinze desde un principio allá por Enero del 2018, tuvo su máxima expresión. En lo personal, y viéndolo desde la popular, el ambiente me hacía acordar a un partido contra Argentinos Juniors por la Copa Sudamericana 2011. Aquel día también ganamos 4 a 0, pero las sensaciones no eran por el resultado en sí, sino, por la energía que había en el Amalfitani donde todo era alegría. Gritamos, nos abrazamos con amigos, bailamos, vimos un show de fútbol, nos reímos y hasta festejamos un amague de Lucas Hoyos. Salió todo redondo.

Después de tanto tiempo comiendo mierda que no merecíamos, esta victoria nos llena de ilusión y de esperanza de cara a lo que viene. Obviamente que no todo va a seguir igual hasta la Copa Sudamericana del año que viene, pero mientras tanto hagamos valer este presente. Nos lo merecemos, todos. Y ahora, abro la pregunta: ¿es el final soñado o el principio de un sueño?.

Ramiro Boz

@ramiroboz