ERRORES PROPIOS Y LA PELOTA PARADA

ERRORES PROPIOS Y LA PELOTA PARADA

Vélez domina la posesión de la pelota pero no puede ganar de visitante debido a errores y distracciones puntuales que se repiten cuando sale de Liniers

La solidez que construyo de local el equipo de Heinze, hicieron del José Amalfitani un verdadero Fortín con 12 partidos sin derrotas. Los rivales ya no vienen a faltarle el respeto y se meten atrás esperando algún contraataque para generar peligro. Sin embargo y curiosamente, de visitante la historia es muy diferente.

Si bien, como lo hace de local, supera al rival de turno en la tenencia del balón y varias veces lo pone contra las cuerdas, no obstante por errores puntuales, desatenciones y también por mérito del oponente que saca provecho de esas falencias, aún no puede ganar fuera de casa.

Por eso desde Somos Vélez tomamos las últimas dos derrotas en condición de visitante ante San Martín de San Juan (1-3) y Defensa y Justicia (2-3) porque encontramos errores muy similares, sobre todo en la pelota parada, algo que parecía haberse corregido.

Frente a San Martín de San Juan, Vélez comienza perdiendo con una jugada de pelota parada. Cómo se puede ver en el video, el balón cae en el área, Pucheta le gana la posición a Giménez, cabecea en soledad al medio y Mattia la empuja prácticamente sin marca entrando por el segundo palo. En la mayoría de los casos, las segundas pelotas en el área terminan en gol, como sucedió en esta ocasión. Cabe mencionar que en este tipo de jugadas, el arquero puede salir a cortar con los puños.

El segundo gol del Santo sanjuanino también derivo de un balón detenido, pero esta vez desde el córner. Esta vez, el error es compartido: Domínguez amaga a salir y se queda, haciendo dudar a toda la defensa, pero también Galdames pierde con facilidad la marca de Gelabert, quién termina cabeceando sin inconvenientes por un múltiple error. Nuevamente el arquero termina no saliendo a cortar la trayectoria del balón.

Cómo se puede ver claramente en el vídeo (en el segundo 56), el empate de Defensa y Justicia también provino de un tiro libre y un error en la marca, siendo muy similar al primer gol de San Martín. En esta ocasión, la marca la vuelve a perder Giménez pero con el mejor cabeceador del Halcón: Barboza. El ex River cabecea muy cómodo y pone la pelota en el segundo palo, para que Nico Domínguez la empuje contra su propia valla. Acá no sólo es error de Giménez, sino también del arquero velezano amaga a salir y se queda a mitad de camino para despejar el envió de la pelota.

En resumen, como lo ha reconocido el propio Gastón Giménez (sin dudas el mejor jugador con dominio de la pelota que tiene Vélez) en varias oportunidades, su fuerte no es el cabezazo ni defender los balones aéreos. Por una cuestión de altura, se lo debe poner a marcar a los mejores rematadores de los rivales, sin embargo, no siempre la altura determina la mejor técnica y el salto preciso en un cabezazo. El Poroto Cubero es uno de los mejores ejemplos de cómo ser un buen cabeceador sin ser alto.

Asimismo, las dudas de Alexander Domínguez debajo de los tres palos velezanos, no transmiten seguridad a la hora de una pelota parada. Todos estos detalles, le costaron a Vélez puntos de visitante, por lo que se deberá trabajar imperiosamente para corregirlos y así empezar a sumar en rodeos ajenos. Si de local no aparecen dichos errores, de visitante también se puede lograr eso.

 

Juan Manuel Meza

@MezaJM12