EL PARTIDO QUE VÉLEZ SE DEBÍA

Tardo en llegar, pero un día llego. Vélez obtuvo ese tan ansiado y esperado triunfo. Esa victoria que sea una inyección anímica para este plantel que viene hace tiempo trabajando un triunfo como el de ayer en el Monumental. 

Es la primera vez si se quiere, en la era Heinze, que Vélez obtiene un resultado positivo ante un rival claramente superior y ante uno de los denominados “grandes” del Fútbol Argentino. 

River es lo que fue ayer. Ese equipo intenso, que te asfixia y te somete a jugar a su manera y te domina por completo, hasta incluso por pasajes del partido no te deja agarrar la pelota y ni siquiera cruzar la mitad de la cancha, por algo es el campeón de America. Pero Vélez fue, con sus armas se plantó en el monumental y ejerció presión alta también -esta el caso del primer gol- y buscó y aprovechó los errores del arquero y defensa rival y los encontró. 

¿Que más decir? Soberbia actuación de Lucas Hoyos, fundamental, figura estelar de este equipo y la tremenda victoria en la noche de Núñez. Cortando centros, atajando remates difíciles, jugando bien con los pies -a los segundos de partido metió un enganche exquisito a Suárez- y la frutilla del postre fue el penal atajado a Nacho Fernández. Sin lugar a dudas la figura de la noche. 

Destacable ingreso de Thiago Almada, en un partido picante “El Guayo” agarró la pelota y fue a encarar a Armani, que le hizo el penal y con una personalidad de un jugador de 30 años (tiene 18) agarro una pelota que pesaría 30 kilos y definió de penal cruzado sin inconvenientes. 

Paupérrimo arbitraje, por dónde se lo mire, que ayudó y perjudicó a la vez a Vélez, con un penal inexistente cobrado -uno puede no cobrar algo que no ve pero jamás algo que no existió- y una expulsión para observar. Pero El Fortîn se sobrepuso.  

Se lo debía Vélez, se lo debía este plantel, se lo debía Gabriel Heinze. Porque estuvo cerca e injustamente no se dio en esa famosa llave de Copa Superliga, que nos dejó afuera, porque también estuvimos cerca en ese partido de local con Racing que se nos escapó por minutos. 

Pero como decía el gran Gustavo Cerati, “Tarda en llega y al final hay recompensa” y Vélez la obtuvo.

Gianluca Schinca

@SchincaGianluca