EL PARTIDO DE LA GENTE

EL PARTIDO DE LA GENTE

 

Decime hace cuanto no te ibas de la cancha con tanta euforia por semejante triunfo y tomando un respiro porque se ganó con carácter, actitud y momentos de buen juego. Cuantas sensaciones les pasaron a todos por la cabeza en el gol de Robertone y minutos después en el pitazo final de Vigliano.

La oportunidad era ayer. ¿Era un partido perdible? Sin dudas, enfrentar a River aunque venga golpeado no es para menos, sabiendo las dificultades que Vélez tuvo últimamente a la hora de enfrentar a los equipos “grandes”. Personalmente tenía la sensación de que este es un partido que te condena o un partido que te repunta anímicamente para hacer las cosas bien y encarar la lucha por el descenso de otra manera.

Así lo vivió la gente de Vélez, que a pesar del momento crítico, colmó la popular y gran parte de las plateas bajas, dándole al equipo un gran recibimiento. Pero esto no arrancó solamente en la cancha. Muchos socios se juntaron en el polideportivo para arrancar la previa de una gran manera junto a las peñas de Santa Fe, Mendoza, entre otras, que siempre que pueden aportan de su parte para armar una fiesta única. Sumado también a la gente de la Subcomisión del Hincha que estuvo preparando choripanes para todo aquel que quiera sumarse.

Los primero 45 minutos fueron de mucha expectativa y algo de impaciencia, el hincha se daba cuenta que Vélez era más, saliendo a ganar el partido, presionando arriba y generando el error del rival, pero no podía convertir aun teniendo situaciones concretas para abrir el marcador. El segundo tiempo, Vélez arrancó con la misma intensidad pero el correr de los minutos lo fue desgastando y River empezó a llegar, ahí el rol de la gente fue importante empujando al equipo para poder levantarlo ya que el “Millonario” avisaba con un tiro libre en el travesaño, luego picando muy cerca de la línea generando el susto en todos los hinchas. Con la expulsión de Enzo Pérez, el hincha siguió alentando para que el equipo haga otro esfuerzo sabiendo que con un jugador más la historia podía ser otra. El delirio de todos los fortineros en el golazo de Lucas Robertone fue algo que hace rato no vivía. Un desahogo descomunal sabiendo que son tres puntos de oro.

Los últimos minutos el nerviosismo y sufrimiento fue máximo, algo a lo que estamos acostumbrados. Los segundos cada vez pasaban más lentos, pero el pitazo final llegó. Toda la gente tuvo su desahogo, lágrimas, abrazos interminables… este es el momento que está pasando Vélez y así lo vivimos, con mucha impaciencia queriendo despegar de una vez por todas y dejar de mirar esa tabla que nos está comiendo la cabeza desde hace bastante. Es el momento de repuntar y escalar, de a poco. Es otro clima el que se vive desde que asumió la nueva comisión directiva, sin egos y con más unión, no por eso no vamos a criticar lo que se haga mal, pero si reconocer lo que se hace bien. A Vélez lo levantamos entre todos, todos juntos.

 

Axel Civetta

axel@somosvelez.com.ar

@axeelcavs