EL 9 DEL EQUIPO

EL 9 DEL EQUIPO 

Rodrigo Salinas, el jugador que lleva el 9 en su espalda. Su presencia fue clave en el segundo gol de Vélez que nos terminó dando la victoria: a los 10 minutos del segundo tiempo, el delantero aguantó una pelota de espaldas y se la pasó a Lucas Robertone para que convierta un golazo imposible de evitar para Mariano Andújar, y que hizo que nos traigamos los tres puntos a casa.

Su primer tiempo no fue tan bueno, pero mejoró en los segundos 45 minutos. De su actuación del lunes ante Estudiantes se destaca su sacrificio para beneficiar al equipo y hasta podría decirse que “le faltó el gol”. Además de aguantar la pelota que le dio a Robertone para que convierta el segundo gol de Vélez, tuvo chances y asistió en varias jugadas que podrían haber terminado en gol, como por ejemplo, a los 11 minutos del segundo tiempo, tras una jugada del Monito Vargas quien habilitó a Salinas, éste tiró el centro rasante pero Bouzat no llegó. Unos minutos después, el delantero, a través de una jugada individual, definió sobre la marca de dos defensores del Pincha y de su arquero pero tampoco pudo convertir.

Podría decirse que después del gol de Robertone, Salinas tomó confianza, algo difícil de lograr, ya que hace bastante que no viene jugando de titular.

“Gracias a Dios hemos arrancado bien el año, que era lo que queríamos”, manifestó Salinas en La Oral Deportiva (Radio Rivadavia, AM 630) sobre el partido ante Estudiantes. Asimismo, agregó que el equipo tuvo paciencia y nunca bajó la intensidad para poder dar vuelta el resultado.

En cuanto a su sacrificio y entrega mencionado anteriormente, Salinas expresó: “siempre es importante tratar de ser lo más dúctil posible con la pelota. Es bueno tratar de amoldarse al equipo y a lo que requiere, en este caso mucha tenencia, mucha circulación y movimientos, y estar a la altura es reconfortante. Trato de correr todo lo que puedo y de colaborar al 100% en la función que me toque”.

En su opinión, “lo fundamental es posicionamiento del equipo, atacar siempre con movimientos preestablecidos, tratar de tener un retroceso lo más rápido posible y mantener la intensidad”. Y sí, concuerdo con el 9 del Fortín: la intensidad no se negocia.

Ojalá Rodrigo Salinas tenga más minutos en cancha y se le de la chance de convertir, para que logre aún más confianza en sí mismo. Incierto es lo que pueda llegar a pasar, ya que la nueva incorporación, Leandro Fernández, estará pronto a disposición de Heinze para empezar a formar parte del equipo. Tendremos que esperar a ver cómo y quiénes serán los 11 titulares del Fortín.

Aylén Nicolini

@AylenNicolini