DOS VERSIONES, UN RESULTADO

DOS VERSIONES, UN RESULTADO

 

Vélez derrotó 1-0 a Defensa y Justicia en el primer partido del año y retomó la Superliga con una sonrisa. No recibió goles, consiguió los tres puntos pero mostró dos facetas bien distintas.

Presiona bien arriba con Cáseres, que juega de 5, bien adelantado. Vargas en la izquierda tomando al lateral derecho y Bouzat en la derecha marcando al izquierdo. Amarilla y Robertone intentan que el equipo local no salga jugando tan cómodo y los defensores también achican hacia adelante para no dejar mucho espacio en el medio. Esto hizo Vélez en el primer tiempo, y luego de recuperar la pelota el equipo de Gabriel Heinze decidió atacar con mucha gente. Porque así como todos defienden, desde esa presión sostenida, también todos deben comprometerse para atacar. Incluso los zagueros centrales, que tienen que darle una salida limpia al equipo para que el juego fluya. En algún pasaje de ese primer capítulo se pudo ver al Vélez que el DT pretende, como en la jugada que derivó en el penal: el Fortín decidió atacar con muchos jugadores, recibió Bouzat tirado a la derecha en la puerta del área y habilitó así a De La Fuente que llegó hasta el fondo y le cometieron el penal que derivó en el único gol del encuentro.

Muy distinto fue el complemento. Inexplicablemente Vélez perdió la pelota y no la pudo tener casi nunca, solo un poco luego del ingreso de Jesús Méndez. Pero en general el Halcón fue amo y señor del campo y los defensores de Vélez, a diferencia del PT, jugaron demasiado cerca del área propia. De hecho, Amarilla, que antes presionaba a los defensores rivales, jugó casi todo el complemento en mitad de cancha.

Sin ser una maravilla en absoluto, pero si entendiendo bastante bien la idea de Gabriel Heinze, Vélez interpretó el partido y lo jugó lejos de su arco en los primeros 45 minutos (salvo en algunas jugadas aisladas). La diferencia con el complemento fue notable: ese equipo del Gringo no existió más. El Fortín no presionó la salida rival, no recuperó rápido la pelota y casi no pateó al arco. Así se emergió la figura trascendental de César Rigamonti.

El arquero no fue el único pero fue el más importante. Solo en una jugada no respondió bien y el delantero local lo terminó pasando por la derecha pero por suerte De La Fuente (otro de buen encuentro) salvó en la línea. Rigamonti tapó como mínimo 5 pelotas claves, siendo la volada sobre su palo derecho tras el disparo de Nicolás Fernández la mejor de todas. Otro de buen rendimiento fue Marco Torsiglieri. Al central se lo vio en muy buen nivel y además tuvo el honor de ser capitán. De los refuerzos, Joaquín Laso fue el mejor. Bouzat tuvo algunas jugadas muy intermitentes y a Luis Abram le costó un poco adaptarse pero fue mejorando con los minutos.

No se puede obviar en absoluto que el rival también juega. “Es uno de los mejores equipos del país” dijo Heinze en la previa y también luego del encuentro. Un poco de eso hay: si bien fueron mutando mucho los jugadores en este último tiempo, Defensa y Justicia tiene una idea de juego clara que data de hace bastante y de esa forma continuá año a año realizando buenos torneos que lo mantienen lejos de la zona baja de los promedios.

El triunfo es muy importante para comenzar a sacar la cabeza del pozo. Pero que Vélez vaya paso a paso. El sumar para salir de abajo en los promedios lo colocará inevitablemente en alguna copa, que es el sueño de todos. Este equipo tiene mucho por mejorar y para eso podrán contribuir tres pesos pesados que llegaron para ser titulares: Mauro Zárate, Jesús Méndez y Rodrigo Salinas.

 

Lo mejor está por venir…

Guido De Bella

guido@somosvelez.com.ar

@guidomdebella