DESCONOCIDO

Lejos esta Vélez de ser ese equipo que finalizó la última temporada en la 6ta posición deleitando a propios y extraños con un nivel muy alto de fútbol. 

Porque el arranque del Fortín en esta Superliga es bajo y preocupa. Preocupa por el nivel mostrado hasta el momento, por los puntos conseguidos que sin lugar a dudas son muy pocos (1 de 9) y sobre todas las cosas parece no haber respuestas, ya sea del cuerpo técnico como de los jugadores. 

Al equipo le cuesta generar juego; le paso en Córdoba en un debut para el olvidó donde prácticamente no pateo al arco; un partido con Racing muy llamativo por el nivel del primer tiempo y como le cambió la cara al equipo en el complemento luego de ir ganando por 2 goles, el equipo cayó por completo; y la tarde fría en Lanús no fue la excepción de Vélez que sin lugar a dudas no hace pie en esta Superliga. 

El equipo de Heinze supera a los rivales en tenencia y posesión del balón, pero no logra profundizar, no logra sacarse un jugador de encima, no logra hilvanar una jugada de ataque, en sí, no genera peligro y como sucede generalmente los rivales no lo perdonan una vez que llegan al arco de Hoyos (están de ejemplo estos 3 partidos). 

Es preocupante el nivel de varios jugadores como Robertone, Almada, Bouzat y Dominguez, por citar algunos. 

Como también es preocupante y llamativo el momento del entrenador y sus declaraciones, diciendo siempre saber el porqué de los resultados adversos y actuaciones del equipo, pero partido a partido nada parece cambiar. 

La única verdad es la realidad. Vélez hasta el momento cosecha 1 punto de 9 posibles, pero no es lo preocupante eso, lo preocupante es la actuación del equipo partido a partido, que sin lugar a dudas parece no haber respuestas. 

Estará en Heinze dar un giro 360 el próximo sábado ante su gente y un equipo necesitado de puntos; estará en los jugadores levantar esta pálida imagen que dejó ayer en “La Fortaleza” y enderezar el barco de un equipo que no hace pie. 

Gianluca Schinca

@SchincaGianluca