CON LOS PIES SOBRE LA TIERRA

Terminó la primera parte de la Superliga y lo encuentra a Vélez a dos puntos de la punta y en zona de Copa Libertadores a falta de 7 partidos

En los papeles era un partido dificilísimo el que se le presentaba al fortín en Paraná, pero había que ganar, y quizás es de aquellas tardes que tenes que “ganar como sea” y Vélez lo hizo. 

Porque era una cancha que siempre le cuesta, un equipo que los últimos años siempre a sido un duro escollo y además, en la previa se había dado todo para que Vélez se suba al lote de arriba y se prenda en la lucha del campeonato y el equipo no falló. Salió a luchar al Bartolomé Grella como una final, y en un partido trabado fue el equipo de Heinze el que mayor y mejores intenciones tuvo a pesar de ser “pleito” por momentos muy trabado. 

Pero en las gambetas de Almada, la claridad de Fernando Gago, la facilidad de jugar de Gastón Giménez -debe jugar en la mitad de la cancha- y la rebeldía de Leandro Fernández de siempre intentar y luchar fue donde pasaron las claves del equipo, sumado a rendimientos que venían siendo bajos y lograron levantar en estos últimos dos partidos. 

Bien, se viene el párate o vacaciones (como prefiera llamarlo el Gringo Heinze) y Vélez se encuentra con grandes y serias chances de pelear la Superliga. Claro, no todo es color de rosas, sabidas ya las partidas de Nicolas Domínguez al Bologna y Leandro Fernández (difícil que siga) a Independiente, Vélez deberá reforzarse y acá es donde el entrenador, manager y dirigentes no tiene margen de error si aspiran a pelear el campeonato. Otra cosa a saber es si habrá partidas, pero por lo pronto es muy prematuro hablar de eso. 

Mientras tanto nos encontramos a dos puntos de la punta, en zona de copa libertadores y con rivales en los papeles (hay que jugar todos los partidos) accesibles. Quedan 7 finales, permítanme ilusionarme. 

Gianluca Shinca

@schincagianluca

Foto: Vélez