¿CÓMO DEFENDEMOS?

¿CÓMO DEFENDEMOS?

 

Gabriel Heinze utilizó en algunos partidos la línea de 3 pero en la mayoría se inclinó por el cuarteto en el fondo para priorizar lo posicional. ¿Cuál nos conviene más?

Lejos quedó la victoria en Florencio Varela ante Defensa y Justicia en el debut de Vélez en este 2018 en el cual se vio un marcado 4-3-3 clásico. No obstante ante Chacarita y Patronato, Heinze sorprendió a más de uno al plantar una línea de 3 defensores que claramente no dio resultados positivos o con las derrotas ya consumadas.

Frente al Funebrero vimos a Torsiglieri, Laso y Cáseres en ese terceto defensivo, a los cuales les costó horrores ordenarse en especial al volante al que se lo notó muy incómodo e incluso terminó siendo expulsado. A pesar de que Cufré y De La Fuente cumplieron la función de carrileros, también estuvieron perdidos y los volantes de Chacarita hicieron lo que quisieron aprovechando los espacios entre la segunda y tercera línea de la retaguardia fortinera.

Contra Patronato, la historia fue similar, más allá del cambio de esquema que hizo el Gringo en el segundo tiempo (pasó al 4-3-3, Cufré y De La Fuente como laterales), el resultado fue negativo. En esta ocasión Cubero apareció en la “cueva” y no logró acomodarse al tándem TorsiglieriLaso dejando muchos huecos en el fondo (el primer gol viene de una pelota filtrada por su sector), también producto de sistemáticos errores en conjunto.

A partir del duelo ante Belgrano, Vélez volvió a la habitual línea de 4-3-3, esquema con el que se vieron las mejores versiones del equipo en lo que va de la Superliga; entre ellas contra River, Racing y Estudiantes de La Plata.

Sin embargo, en la fecha pasada frente a Temperley, Heinze volvió a probar la línea de 3 y fue cuando el equipo sufrió más a la hora de defender. Si bien, ofensivamente tuvo un efecto positivo porque Ortega y De La Fuente jugaron sueltos y desbordaron constantemente, en la retaguardia lo pagamos caro; Grillo (entró por Cubero) se paró como stopper derecho siendo zurdo lo que le complicó aún más la tarea de defender, hasta que fue ubicado como líbero. Abram tuvo una tarea aceptable, mientras que a Laso sigue sin destacarse más allá de sus pases seguros.

Lo cierto es que éste Vélez, más allá de la voluntad del DT para amoldar a sus dirigidos a una línea de 3, no tiene los intérpretes necesarios para jugar con ese sistema, porque se necesitan centrales rápidos con buen manejo de pelota y firmes en las pelotas divididas. Puede que Abram sea el único que tenga todas estas características, en cuanto a los demás poseen algunos de esos puntos, pero no todos, por lo que se adaptan mejor a una línea de 4 clásicas en la que las falencias individuales se pueden suplir colectivamente.

 

Juan Manuel Meza Coronel

jmanuel@somosvelez.com.ar

@MezaJM12