CENTURIÓN POR AFUERA

«Su mejor momento fue en San Pablo» dijo Gabriel Heinze en la conferencia de prensa de ayer, al ser consultado sobre Ricardo Centurión y en qué posición piensa utilizarlo. En Brasil jugó mayoritariamente como extremo, marcó 6 goles en 55 partidos.

El fútbol brasileño le permite jugar como a él le gusta: el firulete (a veces innecesario) no siempre es castigado por los rivales como le pasó al propio Centurión en sus inicios ante Cubero, por ejemplo. En San Pablo también pudo demostrar su velocidad y gambeta con espacios porque las defensas suelen estar lejos de sus propios arcos.

En Brasil dejó atrás la función de mediocampista para transformarse en un delantero, alternó como extremo derecho e izquierdo y hasta llegó a jugar por el centro. En Boca, donde también mostró un gran nivel, supo jugar en una posición similar a la de Robertone, lo que hace que el jugador surgido de Racing le dé a Heinze la posibilidad de utilizarlo en cualquiera de las cuatro posiciones ofensivas. En el plano futbolístico, las dudas que quedan es si podrá cumplir la tarea de retroceso que el técnico de Vélez le pide a los extremos y si logrará aumentar su cuota goleadora, algo que el Fortín necesita, y mucho, para poder pelear el título.

Centurión y Almada en las bandas, Robertone y Romero en el centro, Gago y Giménez más atrás, permite imaginar un equipo muy ofensivo, de buen pie, con velocidad y precisión. También se lo puede ver como un equipo partido que puede sufrir en el retroceso y cuando no tiene la pelota.

Son siete partidos para definir el torneo, entre ellos se suma la primera fase de la Sudamericana. El equipo, a partir de los nombres, ilusiona. En una semana sabremos si el funcionamiento lo acompaña.

Alejandro Germino

@alegermino