ASISTENCIA PERFECTA

Nicolás Domínguez fue el único jugador que estuvo presente en todos los partidos de la Superliga. Además fue elegido como el mejor jugador Vélez con el 34% de los votos en nuestra cuenta de Twitter (@somosvelezok).

Su presencia indiscutida marca la importancia que tiene para el equipo, así como también se ve su relevancia cuando bajó su nivel y Vélez no podía jugar como estaba acostumbrado. Domínguez y Gastón Giménez son los encargados de armar la jugada de ataque velezana, iniciando en el área propia. Nicolás finalizó el torneo con una eficacia en sus pases superior al 80% y más del 30% fueron hacia adelante. Sumó tres goles, con la particularidad que uno fue de derecha, uno de zurda y el restante de cabeza. Si bien se destacó su remate de media distancia, como en su primer gol en primera ante Tigre, todos los tantos de este Superliga fueron dentro del área. Esto ocurre por otra virtud que mostró el jugador de 20 años, así como inicia entre los centrales, finaliza en el área rival. En la parte defensiva también se destaca por ganar duelos mano a mano y por la capacidad de interceptar pases del adversario.

Hay otras virtudes que no se ven reflejadas en las estadísticas. Domínguez es uno de los que mejor entiende qué pretende Gabriel Heinze de sus dirigidos dentro de la cancha. El técnico está permanentemente en diálogo con él durante los partidos y hasta el jugador debió reprocharle en alguna ocasión por la intensidad en las indicaciones. Si bien Domínguez inicia como el “segundo” volante central, en ocasiones es Giménez quien se suelta más y Nicolás quien queda más retrasado. Incluso tuvo buenos rendimientos como lateral/volante ante Argentinos Juniors y Lanús.

Con sólo 20 años y 62 partidos en Primera División se convirtió en un pilar fundamental de un Vélez que se recuperó y volvió a clasificar a un torneo internacional. La ilusión de la mayoría de los hinchas es poder disfrutar mucho más de su fútbol, pero el estilo de clásico volante central europeo le da una proyección internacional que pocos jugadores argentinos tienen.

 

Alejandro Germino

@alegermino