ASÍ JUEGA EL RIVAL

ASÍ JUEGA EL RIVAL

Real Pilar no se diferencia mucho de lo que habitualmente se ve en equipos del ascenso, en especial de las categorías más bajas: varía entre el 4-4-2 y el nuevo 4-2-3-1. Centrales fuertes, un centro delantero clásico, y algunos jugadores que se destacan en el medio.

El conjunto dirigido por Tomás Arrotea llega al duelo ante Vélez por Copa Argentina con un dato curioso: igualó los últimos tres partidos 1 a 1 y en todos ellos sufrió el gol en los últimos instantes del encuentro, mientras que en la última fecha quedó libre. Estos empates lo dejaron en la cuarta posición, a 10 puntos del líder de la Primera D, pero cómodamente ubicado en zona de Reducido para buscar el segundo ascenso.

El equipo que el pasado 17 de febrero cumplió dos años de vida, tiene un interesante “juego interno” como dice Gabriel Heinze, a partir de un clásico volante central, Nahuel Ríos, de esos que quitan y tocan al compañero más cercano, y dos jugadores de buen pie como son Fittaioli y Trovento. El segundo fue sorpresivamente excluido por el DT en el último encuentro del Monarca.

Como la mayoría de los equipos del ascenso, se lo nota lento y con pocas variantes a la hora de generar riesgo. Los goles sufridos en los últimos partidos también muestran cierta desconcentración, ya que llegaron a partir de centros cruzados que los defensores no pudieron rechazar. Más allá de las diferencias de jerarquía, la experiencia nos muestra que poco debe confiarse Vélez de un rival que milita la última categoría del fútbol argentino, sino que más bien debe ser el puntapié inicial para recuperarse y finalizar la Superliga de la mejor manera.

Alejandro Germino

@alegermino