ASÍ JUEGA EL RIVAL

ASÍ JUEGA EL RIVAL

Godoy Cruz no tiene un buen 2019. De la mano del Negro Gómez perdió cuatro compromisos y ganó apenas uno, el último como local ante San Martín de Tucumán. Cambió de sistemas y nombres pero no pudo estar a la altura de rivales de primer nivel.

No fue sencillo el inicio para Gómez en Mendoza: enfrentar a Lanús, River, Boca y Racing es difícil para cualquiera. Godoy Cruz, que logró clasificar directamente a la fase de grupos de la actual Copa Libertadores, está en la 11° posición y por el momento no logra entrar a la Sudamericana. Por eso la continuidad del técnico ya está en duda y el encuentro ante Vélez del próximo sábado es importante.

En su debut, Gómez planteó un 4-3-3 similar al que utilizó en Vélez los partidos que estuvo al frente del primer equipo, pero graves errores defensivos lo llevaron a la derrota con Lanús. Cambió para recibir a River y visitar a Boca, con línea de cinco defensores y dos delanteros, pero nuevamente las fallas en la defensa lo llevaron a la derrota, en especial contra el Millonario que aprovechó cada error del Tomba.

En el último encuentro frente a Racing los mendocinos jugaron con un clásico 4-4-2, lo que le permitió generar riesgo en el arco rival por las bandas con Barboza y González, más la siempre inquietante presencia de García en el medio. Al mismo tiempo, fueron los laterales los que más sufrieron los ataques de la Academia que también capitalizó errores infantiles en defensa para golear con comodidad.

Más allá de la disposición táctica, lo que siempre intentó Godoy Cruz desde la llegada del Negro Gómez es el juego directo. No se entretiene con la pelota en su poder sino que busca rápido llegar al área rival, por las bandas o con pases largos a García. En su ambición por atacar pierde el sentido del orden, queda mal parado y sufre el retroceso.

Si bien se especula con que Gómez vuelva a la línea de cinco, adelantando a González como compañero del Morro García, es probable que mantenga los cuatro defensores para contrarrestar al tridente que siempre plantea Heinze. El Negro conoce mucho al Fortín y sabe cómo lastimarlo.  

Alejandro Germino

@alegermino