ASÍ JUEGA EL RIVAL

Vélez volverá a la Copa Sudamericana ante Sociedad Deportiva Aucas, un desconocido equipo ecuatoriano que participará por cuarta vez en su historia del torneo internacional.

El “Papá” como se llama al equipo de Quito, llega sin partidos oficiales en el año y pero con un puñado de amistosos que pueden dar una idea sobre el funcionamiento. El flamante técnico, el argentino Máximo Villafañe, también está dando sus primeros pasos como entrenador de primera, luego de varios años de ser ayudante de campo y técnico de inferiores.

En sus amistosos, Aucas paró equipos con dos líneas de cuatro clásicas, en las que el volante ofensivo Jhonny Quiñónez fue el eje del ataque, pero el joven de 21 años sufrió la rotura de ligamentos y no estará en el Amalfitani. Su socio en ataque fue Víctor Figueroa, argentino que pasó por Newell’s entre varios equipos de nuestro fútbol, y el  único delantero fue Edson Montaño.

En los puestos defensivos se destaca Alejandro Frezzotti como volante central y otro argentino, Alejandro Machot, como defensor central. El resto de los puesto los ocupan juveniles que no muestran la fortaleza física tradicional del jugador ecuatoriano. Otro de los puntos fuertes del equipo está en el arquero recién llegado, Damián Frascarelli. El uruguayo nacionalizado ecuatoriano fue incorporado en este mercado de pases y en los amistosos ya mostró su capacidad de ordenar a la defensa.

Nombres desconocidos en un equipo que llega sin ritmo, presentan un marco más que favorable para que Vélez imponga su jerarquía y marque la diferencia que le permita viajar a Quito, quince días después con la tranquilidad de tener una llave prácticamente definida. El equipo de Heinze deberá vencer a sus propios fantasmas antes de soñar en un largo camino internacional este 2020.

Alejandro Germino

@alegermino