ASÍ JUEGA EL RIVAL

ASÍ JUEGA EL RIVAL

La llegada de Mohamed a Huracán a principio de año poco hizo cambiar el estilo de juego, pero en la última fecha el técnico demostró que puede modificar el sistema según el rival.

Huracán utiliza, habitualmente, un clásico 4-4-2 en el que los laterales se proyectan de manera alternada, los volantes centrales se distribuyen la parte media de la cancha y mientras tiene una clara referencia de área, el segundo delantero puede retroceder unos metros o jugar por las bandas. Sin embargo, la lesión de Roa y el poderío ofensivo de Racing lo hicieron cambiar y en la fecha pasada defendió con cinco jugadores pero manteniendo la dupla de ataque.

De cara al partido del viernes con Vélez, Mohamed suma las bajas de Auzqui, que jugó los tres partidos del año como volante por derecha, y de Andrés Chavez, el delantero que fue suplente en todos los encuentros pero siempre sumó minutos. También tendrá altas, como la de Mancinelli, el defensor central que cumplió la fecha de suspensión, y cuenta con las nuevas incorporaciones: el ex Vélez,  Juan Ignacio Sills, y Daniel “el Travieso” Hernández.

Más allá de la distribución en la cancha y los nombres utilizados por el técnico, el estilo de Huracán no cambió en el reinicio de la Superliga. Es un equipo corto, que utiliza la velocidad por las bandas para llegar rápido al arco rival y el pelotazo largo como alternativa. En ese juego es donde la figura de Lucas Barrios, sosteniendo la pelota de espaldas al arco, se vuelve preponderante para el equipo. Mientras que Vélez necesita la posesión de la pelota para generar riesgo, Huracán está cómodo cediendo la tenencia y ocupando bien los espacios a partir de la experiencia de Damonte y Rossi. El punto débil del equipo de Parque Patricios puede verse en la defensa de la pelota detenida y justamente, la falta de generación de juego fluido.

Habrá que esperar para ver si por quién se inclina Gabriel Heinze para reemplazar a Gastón Giménez, sabiendo que es muy probable que la línea de tres se mantenga en Vélez para contrarrestar la dupla Barrios – Gamba. Nuevamente será un partido especial para Vargas y Bouzat, quienes tendrán duelos personales con Chimino y Araujo, a la vez que Robertone deberá superar la marca del doble 5 para marcar la diferencia. El mayor riesgo estará en el retroceso, algo que al Fortín le cuesta y que Huracán sabe explotar.

Alejandro Germino

@alegermino