APRENDER A DEFENDER

APRENDER A DEFENDER.

El sábado la victoria ante Banfield se dio con un resultado poco común para este Vélez ya que el equipo de Heinze nos tiene acostumbrados a la necesidad de lograr convertir mas de un gol por la facilidad con que recibe goles. Prueba de ello son los resultados ante San Lorenzo, Rosario Central, Estudiantes de La Plata y Temperley donde el Fortín no cayó derrotado pero para lograr la obtención de puntos tuvo que hacer como mínimo 2 goles.

Considero que la clave para lograr la victoria el sábado sin tener que convertir mas de un gol estuvo en la defensa y contención de los jugadores de ataque del conjunto comandado por Omar Piccoli, quien reemplaza de manera provisoria a Julio Falcioni, a raíz de esa capacidad adquirida para poder defender sin mayores sobresaltos y dar seguridad al arquero en los distintos ataques del visitante es que se forja la victoria del equipo; la sensación que había en las tribunas era que el gol de nuestros jugadores llegaría en cualquier momento y que Banfield no podría convertir tan fácilmente como nos habían convertido los demás equipos a lo largo de esta Superliga.

Pudimos ver en el medio campo como Santiago Cáseres y Nicolás Domínguez lograban contener la formación de juego en los pies de Datolo (se fue lesionado al poco tiempo de comenzar el partido) y Sperdutti con la ayuda de Vargas, Bouzat y Salinas quienes acorralaban a los volantes visitantes contra nuestro mediocampo cerrando los circuitos de pase para los defensores llevándolos a realizar pases erróneos a sus delanteros o pases incómodos por la defensa que ejercían De La Fuente y Ortega sobre los atacantes por las bandas o la contención de Abram y Laso (quien jugó su mejor partido en Vélez) a Cvitanich quien no pudo contar con chances claras de gol.

Se notaba un trabajo de ayudas y relevos para ejercer presión sobre los rivales procurando que los pases no lleguen a destino para así ser interceptados por los jugadores de Vélez que quedaban marcando en zona a la espera del pase para cortar y salir jugando al contraataque con la velocidad de Bouzat y Vargas.

Si bien en ataque el partido no fue de lo mejor, los jugadores fortineros podrían haber convertido más goles si administraban mejor sus oportunidades en ataque, el partido de la defensa a mi entender fue el mejor partido en lo que va de esta Superliga Argentina tanto bajo el mando de Heinze como de Marcelo Gómez y Omar de Felippe.

Aparentemente la falta de presión por obtener puntos para salir de las posiciones de la lucha por la permanencia hacen que los jugadores logren conectarse mejor entre sí tanto en ataque como en defensa y que su forma de jugar y desenvolverse en el campo de juego bajo las órdenes de Heinze y el estilo que este busca en el juego de sus dirigidos  comienzan a dar sus frutos, la presión para recuperar la pelota se nota y se hace efectiva y la defensa que se hace de la pelota cuando la posesión está en los pies de nuestros jugadores se nota con mayor frecuencia y con un mejor desarrollo en el juego. Pequeños detalles que se comienzan a vislumbrar y que nos hacen ilusionar con la chance de no tener que pelear por cosas que poco nos interesan y poder aspirar a clasificar a las copas del año 2020 si tenemos una buena Superliga 2018/2019.

Maxi Eze Pardo

maxi@somosvelez.com.ar

@MaxVelez_

 

(Foto: Vélez)