ANIVERSARIO DEL PROYECTO

ANIVERSARIO DEL PROYECTO

Se cumple el primer aniversario de Gabriel Heinze como DT de Vélez Sarsfield.

Exactamente hace un año atrás, El Fortín venció en Florencio Varela a Defensa y Justicia con un tanto de penal del paraguayo Luis “Totin” Amarilla. Aquel día, el equipo formó con César Rigamonti; Hernán De La Fuente, Joaquin Laso, Marco Torsiglieri, Luis Abram; Santiago Cáseres, Nicolás Domínguez; Agustín Bouzat, Lucas Robertone, Matias Vargas y Luis Amarilla.

La victoria significó mucho tanto para el plantel como para los hinchas, ya que en ese momento parecía que Heinze iba a ser el salvador de Vélez ya que le costaba ganar y aún más de visitante, y en una cancha como la del Halcón. Sin embargo, el desempeño aquel día no fue el esperado, siendo el rival superior en todos los datos estadísticos y teniendo como figura del encuentro al por entonces guardián del arco fortinero, César Rigamonti.

Si bien la idea siempre fue la misma por parte del entrenador, fueron muchos los cambios si nos ponemos a analizar. En lo que es la alineación podemos observar la apuesta por Joaquín Laso desde el primer día, pese al pésimo rendimiento por parte del defensor en aquella tarde que logró que Fabián Cubero pase a ser el central titular. También podemos notar que Luis Abram formó como lateral izquierdo y justamente había sido contratado ante la falta de un jugador en ese puesto, resaltando la gran capacidad del peruano para jugar hoy de central y como potenció Heinze a Braian Cufré, que ya parecía un jugador perdido, y a Francisco Ortega, quien en inferiores jugaba de wing izquierdo y hasta en el Sudamericano actual, juega como lo perfiló el DT del Fortín.

Un año después de aquel debut de Heinze como DT de Vélez podemos solamente agradecerle por todo lo que significó, significa y significará en lo que es el mundo futbolístico de la institución. No sólo logró olvidarnos de los promedios, si no que también devolvió la esperanza perdida hace varios años a los hinchas de pelear algún título y el saber que podemos volver a observar a nuestro querido club jugando competencias internacionales. Además, logró que Vélez se identifique con su estilo de juego de “buen fútbol”, siendo esta una característica histórica en los equipos velezanos. También potenció a la gran mayoría de los jugadores del plantel, haciendo que se consoliden en sus puestos y que muchos sean convocados a la Selección Argentina (tanto al primer equipo como a las subdivisiones) y que la cláusula de rescisión de muchos tenga un gran valor.

Ojalá todo este trabajo tenga sus frutos y podamos ver a nuestro querido Vélez levantando un trofeo -algo que hace rato anhelamos- con Heinze como capataz de este gran proyecto futbolístico.

Ramiro Boz

@ramiroboz